«

»

Jun 29 2016

Imprimir esta Entrada

El frío castiga a los niños de la Escuela 837 del Lote 20

Fuente: http://4puntos.info/index.php/provincial/item/1834-el-frio-castiga-a-los-ninos-de-la-escuela-837-del-lote-20

40b5b5295ef1de0f509cd965c10fc45a_XLTodo el Chaco vive temperaturas extremadamente bajas para lo que es la zona y la obra a medio terminar deja expuestos a los niños que asisten diariamente a este establecimiento. Se “acondicionaron” aulas, pero las puertas y ventanas están mal puestas y no pueden contener la crudeza de este invierno chaqueño. Aulas grandes, pisos de tierras, aberturas mal colocadas y techos de chapa convierten cada día de clases en una odisea para docentes y alumnos.

Escuela2Rosa Rivero, directora del establecimiento expresó “Nosotros estamos en malas condiciones. La obra paro el año pasado, si bien se dijo que en marzo iban a arreglarnos parte del establecimiento no paso eso. Directamente la empresa se retiro de la escuela. Esto hizo que este año nosotros nos encontremos con las falencias que teníamos el año anterior. No teníamos puertas en los salones, algunos salones no tenían ventanas. Con el señor Almirón, coordinador de la URSS pudimos poner algunas ventanas y puertas y reinaugurar salones donde dar clases. Los salones tienen pisos de tierras y los revoques son nada más que gruesos. Se coloco algunos focos, se reinstalo la luz se acomodaron un poco algunos salones como para estar trabajando en este momentoEscuela2”.

SENSACIÓN DE BRONCA Y MUCHA TRISTEZA

“En la parte principal de la escuela hace mucho frio, si bien tienen sus puertas y ventanas no están bien colocadas y son salones grandes. La sensación que uno tiene es de bronca y mucha tristeza. Cuando hablamos de educación, cuando hablamos de los niños, cuando ponemos a los niños por delante tenemos que ser muy consciente de lo que decimos. Y lamentablemente en política se los usa mucho a los niños. Esta situación que nosotros vivimos cada día en la escuela, de la pobreza de la falta de comida, los comedores no está funcionando totalmente, nos pone muy tristes a nosotros como docentes. Nos genera mucha impotencia el hablar, hablar y hablar sin tener una respuesta. Yo tengo 33 años de servicio y a mí esta situación me da una tristeza terrible porque no debería ser el modo en el que estemos trabajando.

Nuestros alumnos si tienen frio, los salones no están en condiciones, y estamos haciendo lo imposible para que ellos no pierdan sus clases y estén contenidos” concluyó la docente

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=17745