«

»

May 05 2016

Imprimir esta Entrada

DENGUE: en manos del gobernador

El dengue se transformó en una fuerte endemia en Sauzalito y sus alrededores, extendiéndose a lo largo del territorio que hace al área de cobertura sanitaria del hospital de esa localidad. El brote quedó atrás. Luego de la difusión de la nota del Centro Mandela por los medios de comunicación, ayer 4 de mayo se  presentó el documento publicado al gobernador Domingo Peppo. La nota ingresó al mediodía  y dio origen a la actuación Nota Gobernadoradministrativa E-7167-A. Además del documento, se  planteó al Gobernador que la situación socio-sanitaria en aquella región es sumamente grave, y que la asistencia del Estado es estructuralmente insuficiente y desordenada, lo que ha provocado que el dengue impacte de manera extraordinaria  contra la salud y la calidad de vida de la población, que justamente es la que presenta los peores indicadores sociales, económicos, sanitarios y educativos de Argentina, o sea que estructuralmente son los más vulnerables.

Se puso en conocimiento del Gobernador las múltiples fallas institucionales que en las áreas sanitaria y social provocaron el brote y luego la endemia en la región investigada, como también la probabilidad de que en ese territorio la población enferme de   zika y chikungunya, lo que debería generar alarma y respuesta de los sistemas sanitario y social, que deberían coordinar las tareas de prevención y de lucha contra el Aedes aegipty. Transmitimos que el promedio diario de asistencia por guardia en el hospital del Sauzalito, que es de 150 personas en el curso de las últimas semanas. El mayor foco de enfermos fue detectado  en los barrios más humildes de Sauzalito, llamados  Wichi y Frontera, que son los más poblados, y que el total de enfermos de dengue –por laboratorio y por nexo epidemiológico- se estimaba en 4.745 enfermos  sobre una población estimada de 6.500 personas, y que los que viven en los parajes y zonas rurales están desatendidos. Se señaló que los puestos sanitarios del área de cobertura del hospital de Sauzalito no coordinan funciones ni acciones, por diversos factores, y que no se efectúan los rondines médicos con eje en los puestos sanitarios B (atendidos por agentes sanitarios) por falta de ambulancias. Destacamos que sobresalen la falta de ambulancias, insumos, medicamentos y recursos humanos porque es insuficiente la dotación de personal en el área y la capacitación que se ha dado a los agentes que atienden en zonas rurales y alejadas, lo que permitió al Centro Mandela entender que estamos frente a un desastre social y sanitario en la región.

A partir del diagnóstico real del Centro Mandela, en la nota de ayer exhortamos al Gobernador a que organice la totalidad de los recursos y de los medios para brindar  asistencia socio-sanitaria a la población afectada por dengue, con epicentro en la localidad de Sauzalito. Se señaló que no podría descartarse el apoyo de los camiones sanitarios de Salud Nación para complementar el funcionamiento del sistema sanitario local, mientras que se debería organizar toda la asistencia social en forma centralizada, para descentralizar su ejecución y desarrollo en base a las mejores pautas que se conocen y aplican en mejores provincias y países, distribuyendo los esfuerzos en las tareas de prevención contra el dengue y de combate contra las larvas, los huevos y los mosquitos, para –de ese modo- brindar atención primaria de salud a la población, con la activa participación de la comunidad, a la que debe organizarse, sobre todo en el descacharrado y en la adopción de medidas de cuidados y de precauciones, además de las coordinación con los municipios de cada localidad de El Impenetrable.

Comenzaron las primeras medidas

Un buen síntoma de que el gobierno a reconocer la realidad quedó demostrado con las primeras medidas tomadas en el seno del Ministerio de Salud. El director general de Regiones Sanitarias, Roberto Colzera, se movió bien pero con  muchas limitaciones. Si bien nuevamente se equivocaron o minimizaron cuando hablaron de brote de dengue (ya hay endemia en la región mencionada), mandaron un poco de medicamentos, aunque olvidaron enviar paracetamol, que es la medicación básica para los enfermos. También mandaron repelentes en crema, lo que es no es aconsejable porque debe utilizarse los que vienen en aerosol. Comenzaron a fumigar con los elementos que se cuentan en Sauzalito, con la colaboración del Municipio. Intervienen seis agentes que trabajaron, fundamentalmente, en los barrios más pobres y populosos que son Wichí y Frontera, de Sauzalito, en donde se detectaron D1, D2 y D3, o sea que la situación sanitaria es compleja y grave.

 Claro que todo lo encarado hasta el cierre de esta nota es muy limitado e insuficiente. En las escuelas comenzaron a tratar el tema. En las radios locales se está informando a la población. Sin embargo, luego del fuerte impacto de la noticia en el núcleo del gobierno chaqueño, resta que efectúen un diagnóstico completo de la endemia, urge una planificación integral de las vías de acciones socio-sanitarias que posibiliten rápidamente un abordaje y asistencia integral a la población afectada. No está demás señalar que más  del 50% del personal que trabaja en el hospital de Sauzalito ha contraído dengue,  y que si no se actúa oportuna y eficientemente, probablemente toda la población termine enfermando de dengue. Todo esto exige que el gobierno asuma la tarea de desarrollar un amplio programa de asistencia social y sanitaria para luchar contra el vector y el dengue, sin perder de vista que en el curso del próximo verano regresará el dengue y que si se produce alguna mutación en la cepa que circula, azotará con mayor violencia a la población afectada y expondrá a los enfermos a mayores riesgos de vida.

Notas relacionadas:

http://www.centromandela.com/?p=17087

http://www.centromandela.com/?p=17101

http://www.centromandela.com/?p=17092

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=17117