«

»

May 03 2016

Imprimir esta Entrada

Murió el bebé qom que nació con hidrocefalia en la zona roja de El Impenetrable

Fuente: http://redchaco.info/?p=9428

José Pereyra nació el pasado 19 de febrero. Falleció el pasado 29 de abril en la choza en la que vive su madre y hermano ubicada en el Paraje 611 de Villa Río Bermejito. El cuerpo del pequeño permaneció casi un día en la 13106082_10209493188393358_1760828551_o-2-300x225cuna, a la espera de un cajón que debía proveerle la Municipalidad local.

El caso de José Pereyra es el de una muerte anunciada, como las de tantos bebés de las comunidades indígenas que nacen en medio de una situación de extrema vulnerabilidad, indigencia y de máxima exclusión social y étnica.

José Pereyra nació el pasado 19 de febrero en el Hospital del Bicentenario “General Güemes”, de Juan José Castelli. Su mamá, Felisa Pereyra, una joven de 21 años oriunda de Villa Río Bermejito, llegó en primera instancia al hospital de esa localidad, pero debido a problemas que presentaba lo que iba a ser un parto natural, debió ser trasladada al hospital de Castelli. Allí tuvo por cesárea a José, un bebé que presentaba hidrocefalia severa, sin cierre de corteza cerebral.

Debido a la gravedad del caso, Felisa fue trasladada al hospital Julio C. Perrando de Resistencia donde debieron intervenir quirúrgicamente de forma inmediata al pequeño para extraerle líquido de la cabeza y colocarle una válvula.

Desde ese momento el bebé permaneció internado en el área de Neonatología del Perrando, pero su cuadro era sumamente severo ya que de por vida debía ingerir una leche especial (Vital), que cuesta no menos de 100 pesos, una suma imposible de costear para su madre debido a la situación de indigencia en la que vive junto a sus otros dos hijos.

El niño fue derivado desde el Perrando al hospital de Castelli el pasado 22 de marzo para continuar con el seguimiento médico en el área de Neonatología. Unos 10 días antes, su mamá había viajado hasta Villa Río Bermejito para tomar contacto con su otro hijo y familia.

Una muerte más que anunciada

Finalmente, el viernes 29 de abril José Pereyra murió en el precario rancho en el que vivía junto a su mamá y su hermano. El pequeño comenzó con vómitos y tuvo convulsiones. Fue trasladado en una ambulancia hacia el hospital donde llegó sin signos vitales.

Felisa está desgarrada de dolor  ya que después de haber hecho frente a la enfermedad de su pequeño hijo, pensó que la vida del niño ya no correría peligro. Sin embargo, la muerte la sorprendió en la misma situación de desprotección y de vulnerabilidad en la que había traído al mundo a José. Y por si Felisa y su familia no hubiesen tenido una vida difícil, tras la muerte del pequeño debieron enfrentar un nuevo obstáculo, esta vez ligado a la burocracia del Estado, ya que desde la Municipalidad de Villa Río Bermejito tardaron un día para entregarle el cajón con el cual finalmente fue sepultado los restos del bebé, cerca de su casa, en el monte, lugar elegido por las comunidades aborígenes para que descansen los restos de sus familiares.

La de José es otra muerte más que se registra en El Impenetrable chaqueño, en la zona roja de esa región, donde los niños viven en una cruda realidad, con innumerables necesidades. Su mamá lo cuidó con mucho amor. Después de recuperarse de la penosa sorpresa de la enfermedad de su hijo, hoy ya no tiene consuelo.

El bebé qom José murió tras darle el alta hospitalaria en el Hospital Perrando de Resistencia.

Otros futuros casos de muertes anunciadas

Se conocen otros casos preocupantes en El Impenetrable chaqueño que fueron atendidos oportunamente en el área de Neonatología del Hospital Perrando.  Algunos de ellos son detallados a continuación:

Alejandra Gay,  de Nueva Pompeya. Nació con  2,230 kilogramos y 37 semanas de gestación. Diagnóstico: grastrosquisis.

Jonathan Rojas, de Juan José Castelli. Nació con 2,450 kilogramos y 36 semanas de gestación. Diagnóstico: malformación holoprocenfalia talamoscerebrales fusionados circunvoluciones cerebrales ausentes.

Mabel Solis, de Pampa del Indio. Nació con 1,270 kilogramos y 34 semanas de gestación. Diagnóstico: malformación ano rectal.

Dylan Gonzales, de Juan José Castelli. Nació con 2,230 kilogramos y 37 semanas de gestación. Sin diagnóstico.

Sara Vera, de Miraflores. Nació con 3.300 kilogramos y 38 semanas de gestación. Diagnóstico: onfalocele

Como dato a tener en cuenta, solamente en Sauzalito sobreviven 80 chicos con discapacidades y malformaciones cuando es una población total muy reducida. La tasa de discapacidad o malformaciones en ese lugar ese elevadísima. La mayoría de los bebés que nacen en estas condiciones parte de los vientres desnutridos o malnutridos, de madres precoces, que por comer harina y grasa son frecuentemente diabéticas e hipertensas, que sumado a la falta de controles prenatales, generalmente conducen a que en los tiempos anteriores al parto entren en eclampsia, lo que a su vez provoca sufrimientos fetales y genera discapacidades, deformaciones o muertes prematuras y evitables de los recién nacidos o en el vientre de la madre.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=17083