«

»

Nov 27 2015

Imprimir esta Entrada

Lino Barañao: acuerdos políticos para la continuidad del modelo extractivistas en la Argentina

Fuente: Grupo de Reflexión Rural (GRR)

Lo dijimos innumerables veces y acertamos, pero no somos clarividentes sino sencillamente que hace muchos años que estamos convencidos que existen roles asignados en el proceso de Globalización y que esos roles implican modelos de crecimiento y procesos productivos neocoloniales ante los cuales nuestra dirigencia es absolutamente dócil y sumisa. A esos vectores asignados les hemos llamado políticas de Estado porque es el nombre que le dan los funcionarios y cuando entre ellos 0013821989se menciona que una política dada es política de Estado, a todos les queda claro que NO se discute ni se problematiza, sino que simplemente se acata. La Biotecnología es una de esas políticas de Estado que configuran una Argentina dependiente tanto a los mercados globales como al mercado Chino, y que en este caso se acomoda no solo a su capacidad exportadora de sojas y maíces GM, sino también a la necesidad de conformar a sus sectores medios o al menos a un importante grupo de ellos, a los que les proporciona un protagonismo que valoran. Eso es la llamada por el progresismo Biotecnología Nacional. Un modo de sumar y hacer cómplices a los sectores medios a la vez que utilizar y hacer útil al modelo corportivo global esa capacidad científica de la Argentina clasemediera. En definitiva, que algunos OGM sean patentados por un Estado que pretende hacer negocios y que se maneja con lógicas empresariales, no implica mayores riesgos en la medida en que esas son justamente las políticas internacionales de dominio y además, que ese Estado esta profundamente colonizado por las Corporaciones Biotecnológicas. Por otra parte, que sean las izquierdas ( Recordemos que Lino Barañao es y ha sido siempre del PC ) las que se comprometen con esas políticas, aporta a un proceso de Capitalismo global biotecnológico que, a partir de los acuerdos de Cuba en los ochenta con la empresa Monsanto, permiten aumentar la confusión ideológica y dejan a las luchas populares con muy pocas variables para resistir, en especial porque las políticas que el progresismo impone entre sus simpatizantes, son fundamentalmente las de legitimación del modelo de los Agronegocios mediante propuestas legítimas aunque tramposas, tales como la Agricultura familiar, la lucha de los campesinos y la agro ecología.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=15047