«

»

Nov 10 2015

Imprimir esta Entrada

Colapsó el nuevo Hospital del Bicentenario de El Impenetrable chaqueño

Renunció el único oftalmólogo del hospital del Bicentenario. El médico oftalmólogo Jorge Kleisinger presentó su renuncia formal como especialista del hospital del Bicentenario de Castelli. El profesional argumentó que “el descargaMinisterio de Salud de la provincia no cumplió con lo acordado hace más de un año en cuanto a la adquisición de equipamientos y elementos para garantizar la atención a los pacientes” Aseguró que en todo este tiempo que brindó atención en el sistema de salud pública, lo hizo utilizando equipamientos de la Fundación Visión Solidaria y que incluso tuvo que afectar personal de su consultorio particular para las atenciones. El doctor Jorge Kleisinger era el único especialista en oftalmología que atendía periódicamente en el hospital de Castelli, con un promedio de 40 pacientes por cada atención. La demanda de toda la región es muy elevada y esta situación deja al servicio de salud pública sin oftalmólogo.

Kleisinger explicó que “era imposible continuar en estas condiciones ya que por más que pongamos nuestra mejor voluntad, no contamos con los recursos esenciales para atender a la gente’’ Destacó la actitud del director del hospital que siempre luchó para solucionar el problema “pero las decisiones las tienen que tomar las autoridades del Ministerio de Salud” puntualizó. Finalmente expresó que la gran demanda que existe en la región es tan importante que se necesitan al menos dos especialistas que atiendan en el hospital.

La semana pasada, dos profesionales del nosocomio también presentaron sus renuncias al servicio de guardia de emergencia argumentando que no están garantizadas las condiciones para poder desempeñar su trabajo, debido a presiones políticas y de dirigentes sociales.

Médicos renunciaron por “amenazas de punteros y líderes sociales” en Castelli

Los médicos Mónica Percovich y Bernardo Dinestein se alejaron del staff de profesionales del servicio de emergencias “ante atropellos a médicos de guardia por parte de personas ajenas al servicio, tales como punteros políticos, jefes y líderes de movimientos sociales, personal del propio Ministerio de Salud y de la administración pública que reclaman actuaciones médicas que atentan contra el buen funcionamiento de una guardia de emergencias”.

La renuncia formal fue presentada ante el director del nosocomio Pablo Camisasca, en la que los profesionales anuncian que a partir de noviembre ya no formarán parte del plantel de médicos de este sector de emergencias.
Sala de emergencias del hospital Bicentenario.

En medio de constantes denuncias públicas por parte de movimientos sociales y de la comunidad en general, los médicos consideran que en esas condiciones no se puede trabajar y decidieron alejarse de este sector.
El servicio de emergencias se ve permanentemente colapsado por la cantidad de pacientes que concurren diariamente, lo que genera un clima laboral intenso las 24 horas. A esto se le suma la constante demanda de más profesionales para cubrir los turnos de guardia y las constantes quejas de los vecinos respecto de la atención.

También colapsó el Hospital de Nueva Pompeya

Misión Nueva Pompeya está ubicada en el corazón de El Impenetrable. Es una localidad estratégica y un nodo desde el cual deberían articularse las políticas y los programas sanitarios, educativos y sociales para la amplia región del noroeste chaqueño. Históricamente ha tenido una fuerte influencia en la zona. Hace pocos días el gobernador entregó un par de viviendas, pero no visitó el hospital

El hospital de Nueva Pompeya está en una verdadera situación de abandono institucional. La semana pasada se fue del lugar la única médica que atendía a los enfermos y que también se desempeñaba como directora del establecimiento. La desatención sanitaria es casi total. Para simular que el hospital funciona se desempeñan como médicos dos profesionales que integran el plantel de la zona sanitaria de El Impenetrable, que lo hacen por algunas horas e irregularmente. El desorden interno es marcado. Los pacientes mayoritariamente son derivados al hospital del Bicentenario de J.J. Castelli. Faltan medicamentos, insumos y todo lo que es propio de un hospital. La suciedad gana en espacios vitales del hospital. Es elevado el nivel de riesgos de infecciones intrahospitalarias para los pocos pacientes que están internados. Es un caso extremo de abandono institucional y desatención sanitaria en un localidad importante de El Impenetrable, con una amplia área de cobertura. Computando la población urbana y rural, en este territorio se debe asistir a través de Salud Pública a un total aproximado de 3800 personas, que hoy están abandonadas.

Fuente: diario Norte

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=14820