«

»

Mar 27 2012

Imprimir esta Entrada

El reconocimiento del gobierno de la provincia de Chaco, fronteriza con Paraguay, sobre programas que desarrolla el Comando Sur y la embajada de Estados Unidos en esa zona

Alerta por actividades del Comando Sur en la provincia de Chaco.

Stella Calloni.

 

El reconocimiento del gobierno de la provincia de Chaco, fronteriza con Paraguay, sobre programas que desarrolla el Comando Sur y la embajada de Estados Unidos en esa zona, pusieron en alerta roja a organismos humanitarios locales y de los países vecinos.

La denuncia sobre esta situación la realizó el Centro de Estudios Nelson Mandela, cuyo vocero Rolando Núñez dijo que “con el pretexto de la ayuda humanitaria, tratan de colarse para llegar con asistencia técnica”, y analizó que ni aun ante el desastre humanitario de las comunidades indígenas (en zonas rurales chaqueñas) se justifica que actúe una organización militar “con la historia del Comando Sur”.

Esta situación se suma a una denuncia que en 2007 hicieran a este periódico desde la provincia de Misiones, sobre actuaciones del Comando Sur en esa región y la presentación ante la justicia en el mismo año de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre denunciando informes de espionaje, seguimientos en el lugar implementados por las fuerzas especiales estadounidenses que “intentan asentar una base en la Triple Frontera, que une a Argentina, Brasil y Paraguay”.

Diversos sectores locales advierten sobre el peligro que significa el llamado Programa de “Fortalecimiento del Sistema Provincial de Emergencias”, que depende del área de Asistencia Humanitaria del Comando Sur, autorizado por el Ministerio del Interior de la Nación en 2006 y supuestamente destinado a enfrentar diversas emergencias, incluso sociales.

En agosto de 2006 el Comando Sur realizó en el Chaco jornadas de Diagnóstico de Preparativos y Capacidades de Respuesta a Situaciones de Desastre en la Provincia, y en marzo de este año otras para fortalecer “el Sistema de manejo y control de operaciones de emergencias”.

Nadie ignora que el Comando Sur realiza Acción Cívica o “humanitaria” como un programa de contrainsurgencia para establecer control sobre poblaciones y reconocer territorios en sus planes geoestratégicos sobre una zona, en este caso, doblemente sensible por su ubicación.

Desde hace tiempo se conocen aquí la serie de informes falsos, en su mayoría de funcionarios estadounidenses sobre la Triple Frontera, e incluso se han denunciado detenciones arbitrarias en el esquema de la llamada “guerra contra el terrorismo” que lleva adelante Estados Unidos.

A este grave hecho se suma una campaña de diversas organizaciones contra la participación de Argentina en el ejercicio naval Gaucho-Gringo 2008, en que participa el portaviones nuclear estadounidense George Washington y que se desarrolla en aguas territoriales argentinas.

En América Latina se conoce que cuando el Comando Sur realiza estas “asesorías” tiene como propuesta instalarse en el lugar, ya sea mediante una base militar u otro tipo de instalaciones operativas, que sirven a la Red de bases de la región.

Organismos de Derechos Humanos advierten que esta maniobra coincide con el anuncio de reactivación de la Cuarta Flota estadounidense que operaba hasta 1950 para América del Sur y que había sido disuelta luego de la Segunda Guerra Mundial.

Para estos observadores estas maniobras son parte de esta reactivación que surge “con signos más que amenazantes para nuestra región”.

Aunque se estima que el George Washington no atracará en puertos argentinos, los organismos quieren saber si hubo o no concesión de inmunidad a los marines estadounidenses y también mayores datos sobre este ejercicio que “lamentablemente” fue autorizado por el Congreso en 2007.

También recordaron que esta Cuarta Flota creada hace 65 años servía para enfrentar a los submarinos alemanes que atacaban a los establecimientos estadounidenses en América del Sur, pero ahora “han declarado abiertamente” que será para combatir el “terrorismo” y “actividades ilícitas”, como el narcotráfico.

Resaltan además que se dio a conocer la reactivación en Washington como un “mensaje para Venezuela y otros países de América Latina, lo que resulta amenazante y debemos rechazarla masivamente”.

Se recordó que en nombre de la lucha contra el terrorismo “se han invadido y ocupado países como Afganistán e Irak y se están violando los derechos humanos a nivel global, como lo vemos en Guantánamo”, en un comunicado de por lo menos una decena de organismos humanitarios.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=1472