«

»

Oct 29 2015

Imprimir esta Entrada

Una muerte cubierta de sombras

Fuente: publicaciones de diario NORTE del día 29/10/2015, sección locales, páginas 2 y 3

El informe preliminar de la autopsia pos exhumación realizada el sábado pasado por la Oficina Médica Forense del Poder Judicial confirmó las dudas: Ángel Verón fue golpeado violentamente antes de su muerte. El examen demostró que en el Hospital Perrando, donde falleció, se falseó el acta de defunción.

El dirigente social de 43 años murió el 19 de octubre pasado, luego de casi un mes internado en el Perrando. El 124885w640h500acta de defunción afirmó que su muerte fue “por enfermedad’,’ según el documento firmado ese día por la médica Patricia Arribillaga, de la Unidad de Terapia Intensiva.

La firma de Arribillaga estuvo reforzada por declaraciones de la directora del Perrando, Mariel Crespo. La máxima autoridad del hospital ofreció un informe a la prensa luego del fallecimiento de Verón, el mismo 19 de octubre, donde refrendó la supuesta causa “por enfermedad” del deceso y hasta mencionó que la víctima “se cayó sobre una rama desde su propia altura’’

Según se pudo saber, y a contramano de lo que afirma el acta de defunción, los rastros de la golpiza hallados en la autopsia se pudieron observar a nivel macroscópico, en el examen clínico-anátomo-patológico que se realiza en es-tos casos. Los médicos presentes en el examen de cadáver afirmaron que “los golpes pudieron tener relación con la muerte” de Verón.

“Los golpes se observaron a nivel abdominal” aseguró Rolando Nuñez, del Centro Mandela, quien tuvo acceso al informe de la Oficina Médica Forense. Quien además resaltó que el informe final, que será “soberano” requiere del procesa-miento de órganos y tejidos y demorará.

Lo enterraron sin autopsia
Luego de la firma del acta de defunción, los familiares de Verón velaron su cuerpo el mismo 19 de octubre y al día siguiente lo enterraron en el cementerio local San Francisco Solano. El fiscal de Derechos Humanos, Francisco Turraca, pese a las denuncias que realizó María Fernández, mujer de la víctima, y otras denuncias públicas realizadas por movimientos sociales, no ordenó la autopsia.

‘A mi hermano lo mató la policía, lo reventaron.
A él lo detuvieron a dos metros mío, le pusieron la rodilla en la espalda cuando lo esposaban. Le aplastaban la cara contra el piso. Y después, cuando lo subían al patrullero, le pegaban pinas en el costado’,’ declaró Rogelio Verón el día del entierro. De esa manera recordaba el operativo policial de la noche del 24 de septiembre, día en que su hermano Ángel fue detenido y tras el cual apareció internado en el Perrando, donde finalmente fallecería.
Rogelio describió al operativo policial como “una emboscada, una cacería’’ Pese a esto, Turraca eligió orientarse por el acta de defunción.

“Los informes que me acercaron hablaban de muerte por enfermedad” se escudó ayer el fiscal de Derechos Humanos, mientras el gobernador Capitanich confirmaba que por el caso les aceptó la renuncia al ministro de Gobierno, Javier Oteo; al secretario de Seguridad, Marcelo Churín; y al jefe de la Policía, Gustavo Peña.
¿Qué pasó en el Perrando?

El 21 de octubre pasado, dos días después de la muerte de Verón, una multitudinaria movilización a la Casa de Gobierno de movimientos sociales y de la Multisectorial responsabilizó al gobierno provincial a cargo de Jorge Capitanich por la muerte de Verón. Allí se exigió la renuncia de Oteo, Churín y Peña.

Según se sabe, luego de esto y por orden del propio Capitanich, comenzó a investigarse. Los titulares de la Secretaría de Derechos Humanos y del Comité Contra la Tortura, Juan Carlos Goya y Mario Bosch, respectivamente, enviaron abogados a recolectar datos al Perrando.

“Se recogieron la historia clínica, el acta de defunción, se fiscalizó los lugares donde estuvo Verón y se registraron los nombres de los médicos que firmaron el acta de defunción y también de quienes se negaron a hacerlo’’ dijo Goya en una declaración radial. Reconociendo de esta manera que al menos un profesional del hospital no quiso firmar el documento en el que Turraca se escudó a priori para no realizar la autopsia.

¿Quién ordenó el operativo?

La muerte de Verón, en cambio, es la consecuencia de otra irregularidad y algunos consideran que ese es otro punto clave todavía no dilucidado. Según Rolando Núñez, el operativo que se realizó el 24 de septiembre y donde terminaron presos los hermanos Verón, fue “ilegal’.’

El abogado pudo acceder al expediente que se tramitó en la fiscalía de investigación penal número 5, de la doctora Nélida Villalba, a raíz del operativo. Allí se deja constancia de dos conversaciones telefónicas que habría tenido el inspector Miguel Ángel Acosta, jefe de la movida policial que incluyó 70 efectivos, entre agentes de la Comisaría Cuarta, Infantería y el COE.

Una de las conversaciones de Acosta fue con la propia fiscal Villalba, quien ante la solicitud de “permiso para actuar3’ explicó no tener competencia frente a una protesta que se realizaba en jurisdicción nacional (la ruta 11).Por ello, el inspector Acosta se comunicó con el juzgado federal de Resistencia, específicamente con el secretario Juan Carlos Beninati.

Beninati fue contundente con su respuesta: a criterio de ese tribunal los cortes de ruta no constituyen delitos. Entonces, si no fue la justicia local ni la justicia federal la que ordenó desalojar al movimiento social de Verón, ¿quién dio la orden?

Caso Verón: anoche aguardaban el informe final de la autopsia

Anoche NORTE pudo establecer que tanto la Procuración General del Superior Tribunal de Justicia, a cargo de Jorge Canteros, como la fiscalía de Derechos Humanos, a cargo de Daniel Turraca aguardaban los resultados 125496w320h320de la autopsia del dirigente social Angel Verón.

Como se sabe, sorprendió que las derivaciones de la necropsia, que habría sido el detonante para el alejamiento de los funcionarios, se conocieran antes que el propio fiscal que lleva adelante la investigación conozca los detalles del informe de la autopsia que se realizó el último sábado.

Anoche el fiscal de Derechos Humanos, Daniel Turraca, aguardaba el informe final de la autopsia realizada al cuerpo del dirigente Angel Verón.
Lo actuado

El fiscal de Derechos Humanos, Daniel Turraca a través de radio Universidad hizo saber que no tenía el informe final de la autopsia debido a que la reforma procesal hace que primero se digitalice el expediente y a partir de allí tomar conocimiento. De todos modos reconoció que cuentan con un informe previo de la doctora Gabriela Lamparelli que es anterior a la autopsia y del transcurso de la detención del dirigente que estaba internado en el Hospital Perrando.

“En ese informe previo nos recomienda contar con la historia clínica completa y allí nos recomienda realizar la autopsia cuyo resultado final no nos ha impactado”, de todos modos al ser consultado sobre las derivaciones políticas que ya tuvo este informe, el fiscal recalcó que “la verdad es que a nosotros no nos impactó el expediente en el sistema, no somos los encargados de encargados de entregarlo y serán los abogados querellantes los que oportunamente lo divulguen”.

Desde distintos sectores sociales cuestionaron que se haya decidido inhumar los restos del dirigente sin haberse efectuado una autopsia, situación a la que Turraca respondió que no se previó la autopsia “porque todos estimaban como establecido con cierta claridad las causas de la muerte”.

Los pasos

Respecto a los próximos pasos en la investigación, el fiscal anticipó que “tenemos fijadas testimoniales de testigos a partir del viernes donde están citados los médicos que participaron de la primera internación en el hospital y a partir de allí ver que actuaciones solicitamos”.

Además recordó que “la doctora Lamparelli nos anticipó verbalmente que la historia clínica no estaba completa para hacer una evaluación final, por lo tanto la exhumación obedecía más que nada para establecer otro grado de complementariedad. También tenemos que rescatar informes sobre una cirugía de hace 18 años atrás que tuvo Verón, por lo que debemos saber si el hospital cuenta con ese registro”.

Por último Turraca destacó el trabajo que se está realizando a través del Instituto Médico Forense y del procurador General, Jorge Canteros, al tiempo que agradeció la colaboración de bomberos voluntarios en la exhumación del cuerpo porque en ese momento los bomberos de la policía no contaban con el camión tanatológico.

Los sucesos

Es preciso señalar que Verón dirigente del movimiento “No al desalojo”, murió el 19 de octubre en el Hospital Perrando a causa de una infección generalizada, según consta en los diferentes informes difundidos.

Asimismo se hizo hincapié desde el seno familiar, que el dirigente tenía una cirugía mal cicatrizada la cual se le abrió por los golpes que recibió en medio del desalojo por parte de la policía durante un piquete en reclamo de viviendas que se hizo en ruta 11 el 24 de septiembre, por lo que estuvo casi un mes internado antes de su fallecimiento.

 Notas relacionadas:

http://www.centromandela.com/?p=14550

http://www.centromandela.com/?p=14516

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=14700