«

»

Mar 20 2012

Imprimir esta Entrada

El único intendente aborigen del Chaco es el más discriminado con los fondos públicos

Locales

El único intendente aborigen del Chaco es el más discriminado con los fondos públicos.

Martes, 20 de Marzo de 2012 – 09:40

Ricardo Sandoval conduce desde diciembre el recientemente creado municipio de El Espinillo y recibió un solo mes de coparticipación. Desde diciembre, la provincia sólo giró una cuota de coparticipación, unos 200 mil pesos correspondientes al mes de diciembre que fueron acreditados recién en febrero. Del resto nada se sabe. Por eso Sandoval volverá en estos días a intensificar gestiones en Resistencia, donde pretender tener una entrevista cara a cara con el propio gobernador Jorge Capitanich.

La Cámara de Diputados sancionó en marzo de 2011 la ley 6.751 por la cual fue creado, en el departamento General Güemes, el municipio de El Espinillo. El proceso fue coronado en septiembre, cuando el candidato qom Ricardo Sandoval (del oficialista Frente para la Victoria) era consagrado como el primer intendente aborigen de la historia del Chaco. El jefe comunal asumió su mandato el 12 de diciembre, pero desde entonces su gestión afronta serios vaivenes económicos en un escenario social de múltiples demandas.

“Vienen profesionales, técnicos y equipos del gobierno, pero son sólo testigos oculares de lo que pasa aquí”, define Sandoval en diálogo con NORTE. Intenta graficar así, con un tono pausado pero claro y firme, las incontables dificultades que afronta ante la falta de cumplimiento del gobierno provincial en el envío de las partidas presupuestarias que le corresponden como municipio de tercera categoría.

Tanto que desde diciembre, la provincia sólo giró una cuota de coparticipación, unos 200 mil pesos correspondientes al mes de diciembre que fueron acreditados recién en febrero. Del resto nada se sabe. Por eso Sandoval volverá en estos días a intensificar gestiones en Resistencia, donde pretender tener una entrevista cara a cara con el propio gobernador Jorge Capitanich.

“Falta apoyo del gobierno y de varios ministerios; pero soy el responsable político de este pueblo y no voy a bajar los brazos”, asegura el intendente. Se refiere, más que nada, al convenio rubricado con el Ministerio de Desarrollo Social para asistencia de distinto tipo a comunidades vulnerables de su jurisdicción. “Fue todo un verso porque hace 40 días que comprometió acreditar los fondos pero hasta la fecha hice dos viajes y todavía no enviaron nada”, se lamenta.

 

Sin plata ni estructura

Con los fondos recibidos, la única cuota hasta el momento, el municipio debe afrontar el pago a los 30 empleados que trabajan en Obras y Servicios; mientras que la planta adminis-trativa no tiene todavía gran cantidad de personal. Más allá de las dificultades para el pago de salarios, si bien El Espinillo obtuvo la categoría de municipio, todavía funciona en la oficina de la antigua dele¬gación. “Son dependencias de dos por cuatro, sin ventiladores ni aires; tampoco funcionan las computadoras y la fotocopia¬dora. Vinieron (funcionarios) del gobierno pero fueron sólo testigos oculares”, señala Sandoval.

Expone al respecto que en una oficina trabajan unos 12 empleados y funcionarios, “en una sola mesa”. Mientras que en otra oficina de tres por cuatro hacen su trabajo los tres concejales electos. “No es lógico trabajar de esa forma”, subraya el jefe comunal. En ese sentido recuerda “la promesa del gobierno para construir el nuevo edificio”. “No tengo novedades sobre estos proyectos. Estoy entu¬siasmado, pero hasta la fecha seguimos golpeando puertas en Resistencia, yendo a cada ministerio para averiguar cada proyecto que comprometió el gobierno”, explica.

Ante la falta de recursos, intendente y funcionarios deben muchas veces- echar mano a propios bolsillos y afrontar gastos corrientes con su dinero. “Gracias a Dios la gente entiende la realidad de este municipio y nuestra pro¬blemática”, señala Sandoval. Hay más.

Pese al anuncio de enero pasado, que daba cuenta de la entrega de una camioneta Ford Ranger, la comuna sigue utilizando “una camioneta destrozada modelo 2.006”. Por eso, para su traslado, el intendente utiliza su propio automóvil.

Incluso reconoce que la campaña electoral que lo llevó finalmente a ser elegido fue afrontada con sus propios recursos. “Nunca me dieron ni para una gota de gasoil. Igual, la decisión de la gente se gana más allá de mercadería u otras cosas”, resalta finalmente.

 

De la emoción y la euforia a la preocupación

“Es la primera vez que la comunidad indígena va a tener un intendente de su misma raza”, afirmó Ricardo Sandoval al momento de conocer su victoria, en septiembre del año pasado. El candidato qom, recordado por su participación en la histórica huelga de hambre aborigen en Casa de Gobierno durante la gestión de Roy Nikisch, se convertía así en el primer intendente indígena del Chaco.

Nunca estuvo en sus plantes afrontar una gestión fácil o libre de obstáculos; pero tampoco llegar a los límites de la crisis que enfrenta hoy. “Esta tardecita (por el lunes) tengo que viajar a Resistencia para mostrarles mi cara de preocupación, a ver si me responden”, comenta el jefe comunal, anticipando así las gestiones que realizaría en Casa de Gobierno. Aquí, el diálogo frecuente es con el subsecretario de Asuntos Municipales del Ministerio de Gobierno, Fabián Morán. “Secretarios de otros ministerios me cerraron las puertas”, afirma.

Consulta

Sandoval ofreció también su visión sobre la intención de radicar en El Impenetrable un proyecto con aporte de capitales saudíes. “Las comunidades indígenas deben ser consultadas y respetadas en su opinión. Se debe respetar el derecho de cada individuo”, enfatizó.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=1382