«

»

Ago 29 2015

Imprimir esta Entrada

ALUMNOS EN SITUACIÓN DE RIESGO

FOTO 9

Se supone que la escuela debiera transmitir saberes que permitan al niño describir y descubrir su historia y proyectarse. Muchas veces las docentes están encerrados en sistemas en el que deben enseñar en base a conocimientos construidos en una currícula que se reduce a contenidos plasmados que sumergen a los niños a una situación de dudosa exigencia pedagógica, además de que cuando aprenden viven los saberes como una forma de sumisión frente al adulto. Parece que esto estaría ocurriendo.

Para el niño aprender a leer debería significar la libertad de la palabra. Con la nueva propuesta de que el niño no puede repetir o desaprobar el año, se le coarta ese derecho ya que se lo perjudica y se lo somete a un sistema que no lo incluye, sino que se lo sumerge en la ignorancia porque se va acostumbrando a subir escalones sin la oportunidad de aprender a través del conocimiento. Casi todo indica que nuestros niños están incluidos en un sistema permisivo, que aprueban sin aprender, al amparo de la famosa fórmula de la “educación en proceso y que desarrollará sus condiciones psicosociales-cognitivas con el correr del tiempo y de todo el proceso que dura la escolarización”. A este fenómeno se suman múltiples factores que han generado la fuerte y notable caída de la calidad educativa, que podría cerrar en la peor fórmula que significa el niño “deseducado”, que parece que ya no es ninguna novedad.

“Deseducando” en la escuela E.E. P. N° 626

La E.E.P. Nº 626 está enclavada en una de las barriadas más pobres de Barranqueras, en donde la pobreza, la falta de trabajo y la exclusión social es la marca que resume la existencia de familias fragmentadas, FOTO 2marginalidades, adicciones y violencia.

Esta escuela tiene muchas de sus instalaciones deterioradas o colapsadas. Uno de los accesos al establecimiento necesita reparación ya que por allí ingresan la mercadería para el comedor escolar. Por su precariedad ingresan las mascotas de los niños, vecinos y comunidad en general, lo que genera ciertos niveles de riesgo para los docentes y alumnos.

A pesar de que en la escuela debe brindarse seguridad a todos y ser un espacio agradable para la buena convivencia diaria, son marcados los problemas edilicios en este establecimiento escolar. Los salones no están bien iluminados. Los enchufes no están en condiciones. Muchas ventanas no tienen vidrios. El techo no presenta condiciones de seguridad. Las instalaciones no brindan las condiciones aptas para el dictado de clase. Los docentes carecen de mobiliarios apropiados. Los que existen están muy deteriorados.FOTO 3

En el sector de sanitarios no existen puertas, con lo cual no se resguarda la privacidad, integridad y seguridad de los alumnos. Otro de los inconvenientes surge del hecho de compartir el edificio con una escuela secundaria, lo que produjo que muchos de los niños fueran retirados de la escuela ya que los tutores no aprueban la convivencia y el contacto con los adolescentes dentro del mismo establecimiento escolar, primordialmente por el uso de los sanitarios.

En reiterados ocasiones se produjeron robos de materiales didácticos, roturas de sillas, mesas y bancos. Se perdió el control. Repetidamente las aulas quedan sin asientos y pupitres, por lo que se deben buscar otros en los restantes salones.

Días después de la jornada institucional del 20 de mayo, al ingresar al salón, se observó que los niños peleaban por “algo”, que luego se comprobó que eran profilácticos usados. Una portera barrió y juntó los mencionados profilácticos. El día 25 de mayo se realizó un festival en beneficio para comprar vidrios para el establecimiento. Se recaudó casi 10 mil pesos.

Primer grado

La mayoría de los niños de primer grado son de escasos recursos y, muchas veces, se debe recurrir a las donaciones o entre los docentes juntan dinero para arreglar el salón, comprar materiales de trabajo y otros gastos de funcionamiento de la escuela.

No se cuenta con un ambiente adecuado debido a que comparten el edificio con otra institución de nivel secundario, en el que en reiteradas oportunidades rompen bancos, mesas, armarios, ventanas, láminas y los trabajos realizados por los niños (germinador, cuadros, libritos, producciones, cortinas y otros materiales.

En la estación de invierno hace mucho frío en el aula debido a que las ventanas no tienen vidrio.
Durante los recreos no tienen espacio protegido para días de lluvia y el viento frío o cálido, motivo por el cual enferman y repercute en inasistencia por alergias y resfríos.

Uno de los alumnos asiste a la escuela acompañado de su abuelo. Padece de retraso psicomotriz, que no fue estimulado desde que nació. No se cuenta con material concreto ni bibliográfico para trabajar este niño. Unos hermanitos, gemelos seis-mesinos, debido a dificultades atravesadas durante los primeros días de vida, consumen medicamentos muy fuerte. Faltan mucho. Concurren a psicólogos, neurólogos y, en ocasiones, tienen reacciones de pasividad o inquietud. Ninguno de ellos fue asistido por el equipo psicopedagógico.

Segundo grado “A” y “B”

Un salón está dividido con una estructura de madera que dificultad en ambos grados la atención necesaria. Los dos salones carecen de ventiladores, vidrios en las ventanas, iluminación y mobiliario adecuado.

Debido a diversos factores, se detectaron distintas falencias en el proceso de enseñanza/aprendizaje. Sobresale que los alumnos presentan falta de acompañamiento en sus tareas diarias y deficiente alimentación. Sin embargo, la comida diaria que reciben en la escuela es mínima. Hay niños nacidos prematuramente, desnutridos o malnutridos. La atención sanitaria es incompleta. No todos tienen un seguimiento apropiado. Existen alumnos con retraso madurativo y con problemas visuales que pertenecen a familias desmembradas, en las que falta la mamá o el papá. Estos niños muestran falta de interés en aprender. Algunos alumnos presentan falta higiene personal y no tienen acompañamiento diario en sus tareas. Se evidencia una marcada falta de ocupación hacia el niño en general.

Quinto año “A” y “B”

Las distintas secciones están formadas por grupos heterogéneos, aunque en el cuarto “B” se profundizan las diferencias teniendo en cuenta las edades y el nivel de aprendizaje. Se tuvo que reagrupar a los alumnos por niveles de aprendizaje. Nueve de ellos requerían adaptaciones curriculares, que fueron reorganizados con contenidos de primero, segundo y tercer grado. Estos reagrupamientos de contenidos se debieron complementar con la atención personalizada del docente, que tiene que trabajar la autoestima de estos niños para que puedan reconocerse como sujeto con derecho de aprender, aunque esto implique ritmo de aprendizajes diferentes. Una de las alumnas estaba diagnosticada (esclerosis tuberosa) y ocho tenían discapacidad intelectual.

Se llevaron adelante nuevos métodos de enseñanza sobre todos en numeración, operaciones con números naturales, fracciones y operaciones con fracciones, entre otros aspectos. En lengua se trabajó con diferentes tipos de textos, haciéndose fichajes de los mismos. En ciencias naturales se realizó capacitación de escuelas del Bicentenario. Se utilizaron nuevos métodos de enseñanza, trabajando constantemente con la experimentación e investigación, con resultados inciertos. Estas secciones desarrollaron sus actividades diarios en salones con múltiples inconvenientes, como falta de vidrios, ventiladores que no funcionan, armarios en buenas condiciones y otras instalaciones.

Las preguntas

¿Qué pasa con estos niños que por diversos factores no lograron alcanzar los objetivos esperados o que presentan problemas neurológicos, de visión, retrasos y discapacidades que no les permiten avanzar en su transformación educativa? Una respuesta honesta reflejará muchos casos reales en las escuelas.

¿Cuál es el destino de aquellos niños que no asisten a la escuela porque a los padres no les interesa la educación del niño, que inventa o practica constantemente excusas para retirar el famoso certificado de escolaridad y/o libreta de ANSES, con la acérrima promesa de cumplir con su responsabilidad como padres de que el niño asista a la escuela?

Cada vez se hace más visible que estos niños no aprendieron a leer y no lograrán insertarse mientras sigamos FOTO 5enfrascados en el errático o falso método de inclusión en la “escuela para todos”, mientras que debería ser “educación emancipadora para todos”, con el fin de construir una generación de ciudadanos preparados para enfrentar una sociedad compleja, selectiva y -muchas veces- excluyente por el juego de intereses y por el dilema del consumo.

Si queremos entender todo lo que está en juego hoy, deberíamos observar la historia que tenemos que compartir para que los alumnos entiendan el presente y puedan formar parte de la construcción del futuro. Para que esto ocurra necesitan avanzar en el aprendizaje. Sin embargo, lo que hoy está en juego es que existen niños que leen con serias dificultades y otros no logran hacerlo. Lo hacen con lectura silábica. Deletrean. No reconocen las letras (grafemas-fonemas). Tienen dificultad para reconocer la correspondencia. Presentan inseguridad en la escritura y déficit de la memoria sobre la imagen de la palabra al escribir y copiar. El lenguaje verbal presenta los mismos o similares errores. Lo escrito por si mismo puede ser difícilmente releído (no pueden leer lo que escribieron). El ritmo de escritura y lectura es muy lento. Tienen tendencia a abandonar las tareas por falta de hábitos diarios, confusión de letras, de sonidos similares. Estos son algunos de los obstáculos que presentan los niños que promueven el año escolar, porque así lo dispone la resolución del Ministerio de Educación, con lo cual se los daña profundamente, quizás de manera irreversible porque en la etapa que deben aprender no lo logran e igualmente son promocionados. Todos quienes tienen contacto con la vida en el aula saben que los temas han sido detectados e informados; sin embargo, la respuesta institucional es nula. Se reduce a construir e inaugurar escuelas nuevas, negándose a reconocer la escuela real (vieja) y la promoción de los niños deseducados.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=13687