«

»

Jul 04 2011

Imprimir esta Entrada

Violencia, delitos, tráfico y consumo de drogas en las escuelas del Área Metropolitana de Chaco.

CARTA ABIERTA AL MINISTRO DE EDUCACIÓN  

RESISTENCIA, 04 de Julio de 2011

 

SEÑOR

MINISTRO DE EDUCACION, CULTURA

CIENCIA Y TECNOLOGIA DE LA

PROVINCIA DEL CHACO

PROF. NERI FRANCISCO E. ROMERO

SU DESPACHO.-

DE NUESTRA MAYOR CONSIDERACION:

Tenemos el agrado de dirigirnos a Usted, en respuesta a su nota del pasado viernes 1º de Julio, a los fines de poner en su conocimiento que oportunamente hemos comunicado al Ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini, que interrumpíamos el diálogo con la actual administración a propósito de la grave represión ordenada contra la modesta y trabajadora población Rural del Lote 16, en oportunidad de ejecutarse la traza del Electroducto Nea/Noa. Ese penoso acontecimiento sobrepasó nuestros propios límites puesto que los hechos ocurridos fueron inaceptables en un estado de derecho, en el que se precie el respeto de las pautas contempladas por los Tratados Internacionales de Derechos Humanos. El poder político local participó de la toma de las decisiones para llevar adelante la represión, en coordinación con el poder judicial federal; de otra manera, no se habría concretado el avance sobre la población rural referida.

La única dispensa, se concretó cuando el Gobernador me invitara a conversar el pasado 2 de febrero. Por respeto a su investidura, y ante la eventualidad de que Capitanich no estuviera informado de nuestra decisión de interrumpir el dialogo, es que concurrí a la entrevista y dejé perfectamente sentado algunas cuestiones relacionadas con nuestra decisión.

En cualquier caso, recurriendo a su tolerancia y comprensión, le transmito que es relevante y vital reconocer, diagnosticar y planificar el abordaje, tratamiento y solución del tema analizado en el documento que difundieran los medios de comunicación de nuestra provincia, independientemente de las tonalidades. Como no escapa a nuestra responsabilidad social, unida a la realidad que vivimos día a día, en la inteligencia de que Usted ha sido una persona amiga de nuestra casa, lo invitamos a conversar en nuestra sede, cuando quiera o pueda, a título personal. Es probable que se haga  de algunos puntos de vistas que habitualmente no prosperan en los entornos inmediatos de las primeras figuras; se repite el tan mentado microclima, que a veces rodea a funcionarios de alta jerarquía, que en algunas ocasiones sueltan voluntades para descalificar innecesariamente, mientras continúan sin gestionar en forma apropiada algunos temas de interés público y vitales para la comunidad. El documento describió el círculo vicioso protagonizado por muchos niños y adolescentes, apuntándose principalmente a los que forman parte del amplio universo de familias desintegradas o en vía de desintegración, sin vivienda digna, sin protección de la niñez y de la mujer embarazada, sin trabajo estable con salarios dignos y merecidos, sin sistemas sanitario y educativo que actúen como factores que verdaderamente impulsen el ascenso social de los sectores más bajos, que ha sido el corazón de la reforma constitucional que hiciera hincapié en la seguridad social, la genuina, auténtica y valedera, absolutamente distante de lo que hoy conocemos como planes y programas sociales, muchas veces manejados de manera inescrupulosa por funcionarios de los ministerios intervinientes. Nos referimos a alumnos tomados por la violencia, las adicciones, el hambre, la desnutrición, la mal nutrición o la anemia. Hablamos de alumnos que atraviesan conflictos que les impiden aprender, no solamente a sumar, restar, leer y escribir, sino a reconocer pautas de convivencia social y colectiva, en el segundo escalón de su ciclo de experiencia, que son los establecimientos escolares. No dejamos de lado a las víctimas pasivas y a los que integran las estructuras institucionales de las escuelas. Sin embargo, las respuestas intentadas hasta aquí fueron fatuas, orientadas a pintar un imaginario exitoso.

Luego, en relación a tales niños y adolescentes, señalamos el ambiente escolar negativo y la exclusión social y educativa que los rodea, esta vez de la mano de la violencia, del delito, de las adicciones y la falta de alimentación nutritiva, en un fatídico viaje hacia el alienado régimen penal/penitenciario de nuestra provincia. Por eso es que no se entiende la respuesta de Ustedes; han evidenciado exasperantes limitaciones en sus formaciones y convicciones democráticas, a tal punto que se tuvo un comportamiento signado por el maltrato, a lo que se sumaría la tarea de hacer firmar notas a directivos, a personal de los establecimientos educativos y a los padres, con contenidos elaborados en el propio Ministerio, negadores de la realidad, según nuestra opinión, además de contener notas descalificantes. Por fin, la cerrada negativa hasta puede confirmar que manejan la información, y que pretenden ocultarla, detrás de un funcionamiento administrativo absolutamente burocrático e ineficiente, que se sirve a sí mismo, con sueldos abultados y privilegios inaceptables, sin que ninguno de los últimos gobiernos atinaran a introducir los cambios y las transformaciones necesarias para posibilitar la obtención de mejores resultados en el sistema educativo chaqueño. Esto también explica por qué Chaco encabeza el lote de las provincias con los peores indicadores educativos, realidad que emerge a propósito de evaluaciones bastante tenues efectuadas por el propio estado nacional, sin que las conclusiones obtenidas alarmen a los responsables locales.

Expuesto brevemente algunas de las consideraciones que intentamos trasmitirle, reiteramos que con todo gusto lo recibiremos para charlar sobre los flagelos que intentamos sean discutidos por la opinión pública, diagnosticados, abordados y resueltos por el Estado, como organización política y social que nos vincula. Y en esto hay que ser bien precisos dado que Gobierno y Estado no son sinónimos, por lo que invitamos a leer nuevamente el documento para lograr una mejor comprensión. Debió entender que si se comparte que estamos fracasando, la población también ha tenido cierta cuota de responsabilidad en la generación del actual escenario que campean en lo social y en las escuelas. Debe entenderse, con total claridad, que la exclusión social y educativa de niños y adolescentes es la etapa previa e inmediata a la criminalización de los jóvenes pobres e indigentes, que es un proceso que se ha instalado en Argentina desde mediados de la fatídica década menemista. También es necesario comprender que la criminalización de los jóvenes pobres es mayor que las restantes que se dan en nuestro país, incluso es superior a la criminalización de la protesta social, sin que ningún dirigente político o funcionario se sonrojen frente a este escenario totalmente degradado.

Lo esperaremos y en pocas horas escuchará algunos testimonios, quizás para Usted inesperados. Es muy probable que lo que escuche le permita cambiar de actitud. Venga solo y tranquilo. Evite la corte y prepárese para escuchar a los que diariamente sufren impotentes los flagelos que se repiten en las escuelas.

Atentamente.-


Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=13