«

»

May 29 2015

Imprimir esta Entrada

Informe sobre la situación de pueblos originarios en Argentina. Por Nelson Vilca

Por Nelson Vilca, comunicador originario.

Contacto en Bolivia 00591-61204011

vilca.nelson@gmail.com

Después de varios viajes a las comunidades de Pueblos Originarios, ya fuese en Bolivia, Paraguay, Uruguay, Perú, Brasil, o el Norte, Sur y centro Argentino durante 17 años, se nos dio la oportunidad de volver a viajar en el año 2015 dos veces a las zonas del Impenetrable, este último viaje se realizó en Abril, en ese tiempo se contactó conmigo un referente indígena Félix Díaz y nos pidió que nos comunicáramos con un enviado del Papa, porque éste estaba realizando una investigación en Formosa, y quería que le comunicara sobre lo sucedido en El Impenetrable-Chaco. Entonces a fines de Abril viajo a Buenos Aires y tuve la oportunidad de verme con Felix Diaz, con el enviado del Papa, con algunos asesores de varios diputados y senadores y por ultimo con colaboradores del legislador provincial de Buenos Aires Gustavo Vera.

A todos ellos le comuniqué sobre lo que sucede en El Impenetrable, sobre la situación de desnutrición, tuberculosis, Chagas, que sigue siendo una problemática actual y no exagerada, como dijo a principio de año el funcionario Jorge Capitanich, que acusaba que todos los dichos de los medios son exageraciones, que solo había casos aislados, pero luego de estas afirmaciones se caen cuando el mismo funcionario dijo que se tenía información de un monitorio en la provincia del Chaco y que se encontraron 1600 casos de desnutrición, y de estos 160 eran de carácter agudo. Con esta información entiendo que el gobierno sabia de 1600 casos existentes y nuestras investigaciones nos revelaron que se habían despedido o amenazado de despedir a enfermeros, agente sanitarios, e incluso maestros que denuncien la mala atención, robo de medicamentos, robo de donaciones, ambulancias rotas, medicamentos vencidos, la no entrega de medicamentos, faltante de médicos, excesivos casos de desnutrición, Chagas y tuberculosis. Entonces entendemos que existen más casos de los denunciados y que los 1600 casos, solo son los que no lograron ocultar y que cientos o miles casos más fueron escondidos por el mismo sistema sanitario y educativo que reprime a todo aquel que denuncia las falencias y los casos graves que pueden ser salvados, pero eso haría elevar más los índices de enfermedad y muerte.

Las denuncias más recurrentes es que para poder tener un puesto clave en el sistema sanitario, educativo o municipales, los trabajadores deben ser del partido de turno, e incluso aquellos que son del mismo, deben ser fiel al gobernador, esto implica que para tener un trabajo se debe acatar las órdenes superiores, incluso si esto demanda que se oculten las necesidades y falencias de la región, lo que provoca un manoseo del sistema constante ante las necesidades de las poblaciones indígenas. En definitiva estos puestos políticos solo acatan las órdenes según las conveniencias políticas.

A veces hay conflicto en una comunidad por la muerte de un niño o por una necesidad grande, y esto produce un quiebre, que desata en una asamblea y después en un corte de ruta, finalmente se escucha el reclamo en los medios. Automáticamente el funcionario de turno envía un segundo o tercero en línea de poder, a solo escuchar el reclamo, pero sin poder de decisión. Pero si de promesas y prebendas para los dirigentes indígenas que se contentan con soluciones a medias o proyectos que terminan enquistados en el sistema y que después no se concretan en su totalidad, porque no hay seguimiento ni acompañamiento de estos proyectos y terminan sin mantenimiento y continuación lo que deriva en escuelas nuevas sin bancos o sin puertas, con murciélagos y vinchucas lo que hace que la hermosa escuela esté cerrada al poco tiempo de ser inaugurada, el otro ejemplo clásico es una estructura enorme en donde se construye un hospital o edificio de Justicia en donde no hay médicos, los medicamentos llegan vencidos y las denuncias de los originarios no son atendidos en los juzgados y son desechadas y las construcciones fastuosas solo terminan siendo un enorme financiamiento inflado que el estado y la constructora se quedan con la diferencia entre el valor real y el pagado por el Estado, es decir pagado por todos.

Todo esto termina en una sumatoria de muchas urgencias como ser la niña o niño que muere por desnutrición, lo que provoca el rasgado de las vestiduras y los titulares en los medios. Allí aparece el secretario del secretario del ministerio de salud o de desarrollo social para preguntar qué se puede hacer para ayudar o decir a los medios que se realizara todas las acciones para evitar otra muerte, pero nunca se discute que el gobierno municipal, provincial y nacional mantiene esta situación de necesidad y vulneración de derechos para mantener esta situación de dominio y de votos cautivos.

Una herramienta muy habitual es el fogoneo de pequeñas parcialidades de las comunidades, lo que hace que exista una rivalidad constante entre los dirigentes indígenas que responden como punteros políticos a quien le lleve algunos subsidios, planes sociales; lo que culmina en la no organización de un frente colectivo de referentes, dirigentes y comunidad para pelear por reformas y planes duraderos y que logren que la comunidad sea auto-gestiva, auto-sustentable y que se vean los intereses de las comunidades y no de los dirigentes indígenas. Si todo este sistema de manipulación y aniquilación de los pueblos originarios no se termina, se continuará con la desatención a los enfermos, pues lo contrario, se demostrarían las falencias enormes de falta de médicos ambulancias, medicamentos y mantenimiento de las estructuras y equipamiento de salud.

Se gastan enormes recursos en equipamiento de salud que nunca llegan a los hospitales, o que son desviados por los directores del hospital hacia su clínica privada, medicamentos que son comprados a bajo costo pues son comprados cerca de su vencimiento, pero cuando estos remedios llegan a los parajes de los pueblos originarios, llegan ya vencidos.

Lo más triste es que los subsidios que son entregados a las personas que tienen tuberculosis, Chagas, desnutrición o que son indígenas con bajo recursos, son retenidas sus tarjetas de débito por comerciantes vinculados con los gobiernos de turno, que le cobran sus subsidios para beneficio propio con la excusa de cobrarse algunos productos alimenticios o electrodomésticos, lo que implica que las personas que tienen necesidades le es arrebatado el pedazo de pan de su boca, para que los comerciantes se enriquezcan con la pobreza y utilizan todos los medios para continuar esa pobreza, que es la excusa perfecta para que la provincia reclame ayuda, y se quede con esa ayuda.

Lo que estamos hablando es de una intendencia que responde a un gobernador que convierte a la provincia en un feudo que responde a una monarquía, que sería la presidencia que oculta las problemáticas, no habla del tema, no responde las demandas de los pueblos originarios y minimiza la situación, porque los beneficios obtenidos son mantenerse en poder mientras la necesidad no sea subsanada.

Una denuncia reiterada son las muertes de los indígenas detenidos en las comisarías, con supuestos suicidios después de una total tortura, abusos, golpizas y amenazas de la policía a los indígenas, concluye en un miedo a denunciar, porque los policías gozan de una plena impunidad, porque no hay espacio que reciba a las pocas personas que quisieran denunciar. Hubo casos recientes (fines del año pasado), en el que criollos ataron los pies de un joven originario y lo arrastraron por las calles de tierra, tirado por una mula, y todo esto para que los criollos borrachos puedan reírse y divertirse un rato.

Todos estos atropellos nos muestran que no vivimos en un estado de derecho, si no que vivimos en un estado racista y de impunidad.

Pero no todas las denuncias son solo para los policías, en algunas ocasiones el comisario no puede actuar o impedir delitos o actos contra los pueblos originarios, pues corre el riesgo de ser derivado o trasladado si no cumple con algunas órdenes de la intendencia o gobernación. Estas órdenes pueden ser no recibir las denuncias de los indígenas o no actuar cuando los originarios son flagelados por algún criollo.

Si el comisario recibe las denuncias, asienta en un documento oficial, el registro de un hecho de racismo en una región, algo que es altamente ocultado por las autoridades.

Pero esta situación de impunidad, discriminación y persecución a los pueblos originarios está presente tanto en San Juan, Mendoza, Jujuy, Salta, La Patagonia, Misiones, Chaco, Formosa, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

Si bien en Argentina existen varias leyes que protegen los derechos de los pueblos originarios como el artículo 75 inciso 17 de la constitución y el convenio internacional 169 de la OIT y las diferentes leyes provinciales, estas no se cumplen en su totalidad, solo se trabaja en aparentar que se cumplen.

Si bien hubo entrega de territorio con títulos comunitarios, algunas entregas todavía están sujetas a que los criollos que habitan estos territorios sean reubicados en territorios de igualdad condición y hasta que esto no suceda no se entregarán los títulos. En ese territorio se quiere imponer que vivan tres pueblos originarios, diferentes entre ellos, en lugares donde no hay elementos para sobrevivir con proyectos productivos, pues carecen de recursos hídricos en alguna zona y otros el terreno es arcilloso complicado para la siembra lo que culminará en una lucha de intereses entre tres pueblos que lo único que le quedaría es explotar el monte, lo que provocaría la desertificación de la zona.

En resumen, se entregan tierras sin proyectos productivos, autosustentables y sin el acompañamiento técnico y mantenimiento de estos proyectos, pues muchos proyectos terminan siendo estructuras ficticias que figuran en los registros, pero que en la realidad solo son estructuras abandonadas y que nunca lograron activarse por falta de financiamiento y a veces con vaciadas de todo el equipamiento otorgado. Todo esto hace que el originario tenga títulos, pero siga sujeto a las manipulaciones políticas y económicas de terceros y del Estado que mantiene el dominio de las tierras con título comunitario indígena. Pues compra al indígena a 300 pesos un desmonte que llena un camión de 35 toneladas, vendiendo la carga en la capital a un promedio de 50.000 pesos argentinos.

Otra denuncia fue que los comedores infantiles en los colegios y comedores para adultos mayores, el financiamiento y mantenimiento no llegaban a tiempo, siempre estaban retrasados, no había dinero para el sueldo de los cocineros, ni tampoco dinero para la construcción de comedores, entonces comían bajo un árbol y no hay estructura para cocinar. En los colegios se otorgan 200 pesos por año para mantener la estructura del edificio.

La calidad nutritiva de los comedores es muy baja, porque el dinero otorgado por ración es bajo, prueba de ello es que en junio de 2014 la “ración” fue elevada a $2,80 por alumno, antes era de $1,50 por alumno. Si bien las partidas de dinero son muy altas para los comedores, pero estas no llegan a las escuelas. En agosto del 2014 el Ministerio de Educación informó que 235.000 niños se alimentaban en comedores escolares de la provincia del Chaco, con “una inversión total cercana a los 135 millones de pesos” para alimentar niños de 4 a 13 años de edad. Un almuerzo nutritivo supone un valor básico de 15,75 pesos promedio por persona para chicos de 7 a 14 años.
Un dato importante es que a octubre del 2014 no se efectuaban la transferencia de fondos para los comedores escolares. Comenzó el ciclo 2015 nuevamente sin transferencias. En octubre de 2014 se informaba que los 26 comedores integrales de Sáenz Peña (provincia de Chaco), hacía 15 meses que no recibían las partidas presupuestarias, cuyo monto mensual era de $ 44.328,90 que el Estado debía girar.

Esto nos da a entender que se sigue mal alimentando a los niños, provocando un mal rendimiento escolar, sumado a que algunos docentes hacen pasar de grado a sus alumnos, aún sin alcanzar los objetivos de aprendizaje, y esto se hace para que no figure datos negativos en el sistema educativo, sumado a que los maestros auxiliares indígena terminan siendo empleados de limpieza y no cumplen con su rol de educador, si no que termina siendo solo traductores y no afianzadores de la cultura indígena.

Todo esta información es mínima a la inmensidad de denuncias, solo quisimos resumirlas para ser mejor digeridas, pero son muchas más las explicaciones profundas que nos harían entender que las donaciones a estas regiones necesitadas solo provocan la continuación de vulnerabilidad, manejo y condicionamiento de las personas vulnerables y los discursos y acciones que solo dan soluciones a pequeñas emergencias provocan el condicionamiento del originario de pedir y esperar que le den donaciones o recursos. Y no entra en su panorama el salir de esa situación de dominación, y una razón para no salir de este circuito vicioso es que siempre habrá alguien a quien pedir y siempre habrá un político, ONG o grupo solidario que mantienen la necesidad y no provocan la liberación y la autonomía tanto política como económica.

Todos estos informes los hicimos sin recursos y con mucha ayuda de amigos, ahora estamos en Bolivia, en igual condición, para hacer un relevamiento de los diferentes atropellos a los derechos humanos, y esto lo realizamos por la simple convicción de que si se conoce la problemática a fondo, se pueden buscar soluciones posibles y duraderas y no solo discursivas.

Notas relacionadas:

http://www.centromandela.com/?p=12348

http://www.centromandela.com/?p=11355

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=12644