«

»

Mar 13 2012

Imprimir esta Entrada

Héctor Lisboa, jefe de la Policía de Chaco “Nosotros no queremos tener detenidos en las comisarías”

Héctor Lisboa, jefe de la Policía de Chaco

“Nosotros no queremos tener detenidos en las comisarías”

El incendio de una celda en la comisaría Quinta volvió a poner sobre el tapete el déficit de alojamiento para las personas privadas de su libertad. Los internos reclamaban el traslado a otras dependencias. La construcción de otra alcaidía traería alivio a un problema de vieja data.

El sistema carcelario demostró históricamente su falta de infraestructura para poder garantizar condiciones dignas a quienes permanecen privados de su libertad. Este problema que abarca al conjunto de unidades de detención volvió ayer a estar a la palestra cuando se conoció el hecho que tuvo como protagonistas a cuatro internos de la comisaria Quinta, que incendiaron su celda porque, según indica una de las versiones, exigían ser trasladados a otras dependencias. Mientras que fuentes policiales afirmaron que el hecho comenzó cuando cuatro internos protestaban por una requisa, situación que desencadenó en la quema de unas frazadas que se hallaban en la celda.

Más allá de las versiones encontradas, el motín volvió a marcar el déficit de los centros de detención que comprende tanto a comisarias como alcaidías.

“Nosotros no queremos tener detenidos en las comisarias”, sostuvo en declaraciones a Radio Planeta el jefe de la Policía, Héctor Lisboa. En este escenario, las alcaidías que alojan a procesados y condenados deberían cubrir la falta de infraestructura y si bien hubo tibios avances la solución de fondo parece estar lejos.

“La alcaidía de Resistencia está pensada para alojar a 180 personas y hoy tienen más de 360 en un edificio ruinoso”, comentó Rolando Núñez, referente del Centro Mandela.

El Gobierno efectuó el 25 de agosto la inauguración de la alcaidía de Sáenz Peña, que tiene capacidad para albergar a unos 500 internos, obra que mejoró las condiciones de detención.

Además, están proyectada la construcción de otra unidad similar en Laguna Blanca, donde quedarían detenidos aquellos que hoy se alojan en alcaidía de la capital chaqueña.

El propio comisario de la Quinta, Gustavo Sisul, expresó que uno de los involucrados en este hecho ya cuenta con un oficio para ser trasladado a la alcaidía pero debido a la falta de lugar no se pudo cumplir con el dictamen judicial.

“Una comisaría no es lugar de detención, y uno de los involucrados llevaba más de 30 días detenido en la Quinta” agregó Núñez.

Respecto de las acciones para descomprimir las comisarías, Lisboa agregó que en los próximos días se comenzará con el traslado de algunos detenidos a la alcaidía en Sáenz Peña. “Lo ideal sería que no se registren detenidos por las comisarias, que luego de ser examinados por Sanidad Policial continúen las diligencias fiscales sean alojados en alcaidías”, añadió Lisboa.

LOS INTERNOS

Según el jefe de la Policía, de los ninguno de los reclusos que del hecho sufrió heridas de consideración y sólo uno de ellos tuvo que ser atendido en el hospital por inhalación de monóxido de carbono. Una vez que la situación volvió a los cauces normales se dispuso la separación de los reclusos y su traslado a dependencias policiales distintas.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=1251