«

»

Mar 12 2012

Imprimir esta Entrada

Rolando Núñez: La persecución policial a chicos de padres pobres va a seguir.Advirtió que la policía detiene a menores por portación de pobreza

 

 

 

 

 

 

Pág. 16 LOCALES

Advirtió que la policía detiene a menores por portación de pobreza.

Rolando Núñez: La persecución policial a chicos de padres pobres va a seguir

El coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, disertó en el 2º Encuentro de Mujeres Pobres y Fuertes, sobre hijos de mujeres pobres y la crimininalización de los menores en situación de pobreza. Además reflejó la situación deplorable de las comisarías y la inexistencia de establecimientos adecuados para alojar a menores.

 

El 2º Encuentro de Mujeres Pobres y Fuertes que se desarrolló en el Domo del Centenario desde el 5 al 7 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, abordó la situación de los hijos de mujeres en situación de pobreza y su vulnerabilidad frente a la detención policial.

El encargado de tratar el tema y sus implicancias con el Poder Judicial, la Policía y los organismos que deben contener a jóvenes pobres, fue el doctor Rolando Núñez, quien coordina el Gentro de Estudios Nelson Mandela, donde diariamente reciben denuncias de padres contra la seguridad policial y sus abusos.

En primer lugar, Núñez planteó que en el Chaco no existe ningún establecimiento policial adecuado para alojar a menores que son detenidos. Y con esta falencia se desprenden cada uno de los tormentos o situaciones complejas que los menores de padres pobres, particularmente, deben afrontar al momento de la detención, debiendo compartir con adultos la misma celda.

“La Aldea Tres Horquetas es un lugar para rehabilitación no para detención de menores, no tiene medidas de seguridad, por lo tanto los que van ahí, muchos de ellos se fugan, porque el derecho a fugarse es natural al ser humano si se trata de su libertad, y que pasa, el menor es identificado y ahí empieza la persecución policial”, contextuaiizó.

En éste orden, advirtió que la Policía tiene establecido la detención de una determinada cantidad de personas. “Aunque parezca salvaje la idea es así, y hasta ahora no pudimos lograr que ningún poder político cambie esta situación”, afirmó. En este sentido, afirmó que la Policía detiene a menores por “portación de pobreza”. Así graficó que aquellos jóvenes morochitos, de pelo largo, con gorritas, que transitan por los barrios, son potenciales víctimas de ser detenidos por los agentes de seguridad. “Estos pibes son los que menos trabajo le dan a la policía a la hora de la detención”, contó.

“Todos los días recibimos denuncias de madres y padres contra la policía por maltrato, hostigamiento y tormentos a chicos pobres”, indicó. Y aseguró que de acuerdo a su experiencia “la persecución policial a chicos de padres pobres va a seguir”.

El rol de las madres y la justicia

Para Núñez, la actuación inmediata del Juzgado del Menor sumado a la organización de las madres cuando se registra la detención de un menor de edad, son cruciales. Por un lado, consideró que con muy buen criterio en muchas ocasiones los jueces tratan de buscar rápidamente la libertad del detenido, entregándolo a sus padres, abuelos o tutores porque en las Comisarias la situación es extremadamente negativa para los presos máxime si se trata de menores, aunque no siempre pueden llegar a liberar a los jóvenes, entonces quedan alojados en lugares inapropiados. De esto, se desprende la impor-tancia de la intervención de las madres, que son en su gran mayoría, las que se organizan para recorrer las distintas Comisarías, cuando sus hijos se encuentran desaparecidos.

“Es muy difícil creer en el sistema policial y judicial, pero hay un punto importante en cual se puede aprovechar y es confiar que la clave es la organización, juntarse, ese es el punto central para que nuestros niños y adolescentes no pasen por situaciones negativas, y si son detenidos reducir al mínimo posible la experiencia de estar en manos de la policía”, señaló y aconsejó “hay que actuar rápido, decididamente, hay que reclamar justicia, hay que tocar las puertas, los timbres, y visitar los despachos, de aquellos que tienen que decidir”.

En esta línea, reconoció que las madres se movilizan cuando sus hijos están detenidos pero después no continúan con el proceso. Por ello, planteó que las organizaciones de base deben luchar por terminar con este proceso irregular. “No hace falta mucho conocimiento, tampoco que conozcan la justicia penal para interiorizarse y no ser tímidos a la hora de reclamaren el juzgado”, aseguró y reconoció “los juzgados dependen de las madres, porque son las que conocen a sus chicos, que saben de su temperamento, si son mas violentos o no, sí son más introvertidos o no”.

La situación deplorable en las comisarías

“Ni el peor criminal adulto o menor puede estar alojado en la Alcaidía o la cárcel Nº 1”, precisó Núñez y afirmó que es “terrible la situación ruinosa de los establecimientos carcelarios y unidades en la provincia”.

En este contexto, ejemplificó la situación deplorable de las tres comisarías de Barranqueras, cuyas celdas no están adaptadas para alojar a los detenidos, generándose un hacinamiento, que en ocasiones puede terminar en tragedias, como la ocurrida en la Alcaidía de Resistencia el año pasado con la muerte de tres presos en el pabellón 8, producto de un trágico incendio.

 

Menores desprotegidos por organismos del Estado

Por otra parte, Núñez denunció que la Sub-secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, que depende del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, tiene todos los recursos disponibles no cumple con sus funciones,

“Su titular, Natalia Luque, tiene todo para trabajar, la gente sabe lo que tiene que hacer y trabajan muy mal”, criticó y precisó que “cuando desde los juzgados penales de menores se toman medidas en protección del chico para ser ejecutadas por ese organismo no se cumplen; no puede ser que trabajen tan mal y hagan tan poco, con tantos niños y adolescentes que tenemos con tantos conflictos, criminalizados, discriminados por ser pobres, de barrios pobres.

En este contexto, dijo que hay que lograr de este Gobierno y de todos los gobiernos que esta subsecretaría trabaje plenamente y con absoluta eficacia, con sensibilidad y responsabilidad y resultados. “Las políticas públicas y programas de gobierno se miden y se pesan por los resultados”, concluyó.

 

Juzgado Federal, el peor del país

Núñez también le dedicó un párrafo aparte a la situación del Juzgado Federal de Resistencia, al cual lo catalogó de ser el peor Juzgado Federal de la Argentina, en “ineficiencia y corrupción”.

Por ello, instó a la comunidad y a los sectores más pobre a que pese a eso, no se desalienten en radicar las denuncias. ‘Tenemos que seguir haciendo las denuncias y publicarlas, poner en evidencia para que mejore todo el sistema judicial”, pidió.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=1246