«

»

Abr 17 2015

Imprimir esta Entrada

Muertes evitables en El Impenetrable chaqueño

Por Nelson Vilca, Comunicador originario

Estuvimos varios días recorriendo El impenetrable chaqueño para realizar un informe sobre la situación actual de pueblos originarios. En toda la región encontramos lo mismo. La verdad que estamos cansados de contar nuestros sufrimientos y que luego no pase nada.

Fuimos a los lugares más remotos del Chaco, desde Fortín Belgrano (limite tripartito de Chaco, Salta y Formosa, a casi 700 km de Resistencia), Tartagal (Chaco), Tres Pozos, Viscacheral, Sauzalito, Wichi El Pintado, Misión Pompeya y la ciudad de J.J. Castelli. En todos esos lugares nos encontramos con lo mismo. Con demandas de solución y denuncias de toda clase.

Si bien les explicamos que solamente éramos comunicadores e investigadores en temáticas de derechos humanos, en los diferentes parajes donde viven los hermanos originarios   nos demandaron construcción de colegios, canchas de futbol, ambulancias, medicamentos,  que la policía no los reprima constantemente, médicos y que no los estafen con la venta de electro-domésticos, motos y mercadería en los negocios que se quedaban con su tarjeta de débito, a tal punto que  cuando van  a cobrar los subsidiados no tenían un peso en sus cuentas.

Si bien la situación de desnutrición, tuberculosis, chagas y otras enfermedades continua, reconocen que disminuyó un poco, pero a medida que el estado nacional y provincial quiere ocultar las falencias, esta pequeña mejoría se trasladará a una falencia total de atención y aumento de casos.

Si bien se construyeron juzgados, hospitales y salas de primeros auxilios en los parajes, no mejoró  la calidad de atención y el número de médicos. Si bien existen puestos sanitarios, son muchos los agentes sanitarios que demandan medicamentos  pues no lo llegan, y los que llegan a veces están vencidos. Hay parajes que no han visto un médico hace 4 años. Cuando  preguntamos a los agentes y a los dirigentes porque no hay médicos, estos nos contestan que hace años que demandan médicos, pero la provincia solo les promete que ya vienen pero esto nunca sucede. Los argumentos que ellos nos cuentan es que no vienen porque los sueldos son bajos para ellos  y las condiciones son difíciles. Pero hay lugares que hay luz, agua y caminos, hasta directv, pero aún así los médicos no van.

Cuando escuchamos esta falencia en materia  de personal de salud recordamos que en las universidades de Córdoba y Buenos Aires se restringe la entrada de estudiantes en la carrera de  medicina porque dicen que son muchos los médicos. En la provincia de Córdoba hay un médico cada 179 habitantes.

Lo cierto es que un agente sanitario indígena cobra 7 mil pesos en el Chaco y un médico de zona desfavorable rondaría los 9 mil.  Con una antigüedad de 20 años podría cobrar 18.000 pesos por mes, más extras, pero aun así esto no tienta mucho a los galenos porque algunos prefieren emigrar a Brasil, donde Dilma Rousseff, presidenta de esa nación, les ofrece 4.200 dólares por mes y 40 horas de trabajo por semana a los médicos. Esto en localidades fronterizas provoca preocupación porque emigran los pocos médicos que tienen.

Pero lo que más preocupa también es la ausencia de ambulancias. Los dirigentes nos hablan de parajes donde una niña esperó tres días por una ambulancia para que la traslade al hospital y cuando llegó para buscar la nena  se rompió el vehículo. En esa oportunidad la nena murió porque no pudo esperar a otra ambulancia. En algunos parajes, como Tartagal, en donde hay ambulancias paradas. No se las usa porque la directora del hospital de Sauzalito no quiere que se use  pues dice que son viejas. La directora le dijo a los choferes que no deben usarse porque no hay autorización del ministro de salud.

En Castelli visitamos a la Junta de Unión de Misiones (JUM), que es una organización evangelista que hace 50 años que trabaja con los indígenas de El Impenetrable. Allí nos relataron que solo el año pasado realizaron 400 cartas al banco para dar de baja tarjetas de crédito y tarjeta de débito, y este año ya llevaban 40 carta, producto de las estafas. Tanto en Castelli como en Pompeya, Sauzalito y en todos los parajes de El Impenetrable las empresas que venden electrodomésticos, motos y libros, como CORINA, BIG PLAN, y ATLAS  vendían sus productos al triple o más de su valor. A veces vendían heladeras viejas como nuevas. Cobraron una biblia a 15.000 pesos, que debía ser comprada no por valiosa  sino porque las vendieron con el argumento de que la presidenta obligaba por ley que le compren sus libros. Ttodos estos negociados se llevaron a cabo con las tarjetas de débito que tenían algunos comerciantes o que un vendedor se había quedado con las claves y números de tarjeta y datos personal del titular, lo que hace a un negociado enorme pues le sacan un tercio, la mitad  y en algunos casos todo el sueldo de una asignación de 3000 pesos  o el sueldo de una maestra (un auxiliar docente aborigen con 10 años de antiguedad cobra 8100 pesos) o agente sanitario indígena(este cobra alrededor de 7000 pesos por mes). En resumidas cuentas, le sacaron el poco alimento de sus bocas.

Hay casos en que terminaban de pagar una moto a mayor valor del mercado pero nunca se les entregaron, incluso les seguían cobrando dos años después de haber terminado de pagarla. Los indígenas denuncian en diferentes parajes que a veces algunos comerciantes se quedan con sus tarjetas de débito y se cobran todo el sueldo o las asignaciones familiares, y pocas veces le dejan algo para cobra.,Según los comerciantes ellos se quedan con las tarjetas para asegurarse de cobrar el pago de las compras. Lo que ellos no dicen es que al pasar por el posnet la compra/venta automáticamente queda debitada, sin que tener que quedarse con la tarjeta.

Pero lo que no se dice es que son cientos las tarjetas que son utilizadas por otros que no son los verdaderos dueños de los  subsidios o sueldos, y que cuando se denuncia    la policía y  la fiscalía penal no les presta atención,   a veces con conocimiento de los intendentes que son amigos del comerciantes.

Si bien las denuncias en Castelli se reciben, en varias ocasiones se debió informar al Banco Central pues los bancos locales se hacían los distraídos y no admitían la baja de las tarjetas de débito. Lo más gracioso es que se tiene hace mucho tiempo una lista en donde se prohíbe aceptar los débitos para estas empresas que  están denunciadas de fraudulentas, pero el banco los sigue aceptando.

Las denuncias más graves es la poca contención que hay para los jóvenes. Muchos de ellos no acceden a estudios secundarios pues no hay un apoyo desde la primaria. Varios maestros los hacen pasar sin que los niños sepan leer o escribir. Llo hacen para que no figure un déficit, sino como un progreso educacional.

En el secundario como la primaria los maestros bilingües solo son traductores. Muchos de estos originarios terminan como empleados de limpieza. No tiene una labor más comprometida pues no le dejan.

Los niños y jóvenes sienten que fracasan en sus estudios porque les cuesta mucho traducir y asimilar la estructura del maestro blanco que no se adecúa a los mecanismos identitarios de la región.

En varios parajes encontramos jóvenes que se drogaban con nafta, pegamento, cocaína, paco o se emborrachaban con alcohol de farmacia y agua o tomaban bebidas alcohólicas. Los jóvenes se encuentran en una región donde no hay trabajo para ellos. No hay espacios de contención y recreación. En síntesis no hay futuro.

Muchos son los casos de discriminación, abuso y maltrato policial en la zona. Incluso varios casos de seudos suicidios de indígenas que estaban presos, y bastantes casos de discriminación de los criollos hacia los originarios.

Lo que estamos diciendo  es que el genocidio continua, ya no con armas  sino con miles de artimañas para destruir al originario, tanto física como espiritualmente y un solo artículo es poco para relatar los miles de crímenes contra la humanidad de los pueblos originarios del impenetrable.

Queremos agradecer a las personas que nos ayudaron para completar este y otros informes. Al Centro Mandela, a los hermanos Maristas de Nueva Pompeya, a la agrónoma Marisa Pizzi, a la JUM, a FM Norte de Sauzalito, a Jorge y Graciela de Sauzalito, al sindicato de maestros SITECH  y a todas las personas que en el camino nos ayudaron, a los entrevistados y a sus familias por permitir que entráramos en sus casas y confiaron en nosotros para contarnos una realidad enorme que muchos quieren acallar.

* Entrevista al maestro Ernesto Cano en abril de 2015, quién denuncia que no se les enseña bien a los originarios realizada por Nelson Vilca en Wichi El Pintado, El Impenetrable, Chaco,  Argentina. Tambien habla de los problemas que tienen los jóvenes wichis y de los muertos por tuberculosis

VIDEO: [youtube]https://youtu.be/e1PWkaUmZco[/youtube]

Nota relacionada:

http://www.centromandela.com/?p=10936

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=12190