«

»

Mar 24 2015

Imprimir esta Entrada

Escuelas de El Impenetrable chaqueño: murciélagos a la escuela

VIDEO

 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=NLni5OBY9Jk[/youtube]

En 1986 se construyó un establecimiento escolar en el Paraje Víboras Blancas, ubicado en el corazón del Interfluvio chaqueño, en El Impenetrable, aproximadamente a 15 kms de la localidad de El Espinillo. Allí funcionaba la escuela rural N° 1061, en la que no se puede continuar enseñando por su deterioro y riesgo sanitario para un total de 70 alumnos, de los cuales 50 pertenecen al nivel primario y 20 al nivel inicial, docentes y ayudante docente indígena.

El establecimiento educativo está muy arruinado. Nunca se le hicieron trabajos de conservación ni de mantenimiento que verdaderamente pudieran preservar el edificio para que este cumpla adecuadamente con su función de espacio escolar. Esta escuela atraviesa similares penurias que la escuela ubicada en el Paraje Rio Muerto Cruz, que también está ubicada en el Interfluvio.

Es crítica la situación de docentes, alumnos y padres de esa zona. A pesar de los repetidos reclamos para que la escuela fuera restaurada, la respuesta del Ministerio de Educación fue nula. Ante los pedidos de la comunidad, los responsables de la Regional Educativa ordenaron que debían continuar las clases en el lugar, a pesar de los deterioros del establecimiento y de los riesgos en la salud de alumnos y docentes, dado que los murciélagos que se afincaron en el edificio son factores y fuentes concretas de enfermedades conocidas que transmiten a los humanos (asma, cáncer de piel y, en algunos casos, rabia). Lo cierto es que se acumuló una gran invasión de murciélagos y -en menor medida- de vinchucas que terminaron de colonizar el edificio, lo que imposibilita el dictado de clases con mínima normalidad y nulo o bajo riesgo.

murcielagos

Eduardo González, presidente de la cooperadora del establecimiento, señaló que no se puede dar clases en la escuela por el estado en que se encuentra el edificio producto de que cientos de murciélagos anidan entre el techo y el cielorraso. Contó que una parte importante del edificio no puede ser utilizado porque los murciélagos defecan y las heces cubren el piso de los salones. Refirió que no tuvieron respuestas a los reclamos para que la escuela sea reparada.

A enseñar y aprender en la Iglesia

Mientras tanto, los docentes enseñan en el salón de la Iglesia Evangélica Unida ubicada a 100 mts de la escuela, cuyo responsable gentilmente permite que allí se den clases. La Iglesia no cuenta con baños, sino simplemente con un excusado, que es una precaria letrina a cielo abierto, construido con tela plástica y una puerta muy rudimentaria, que usan los niños y docentes porque los baños de la escuela no funcionan, además de que los fluidos se confunden con el agua del aljibe, sobre todo en los períodos de lluvias. Además, los docentes y la ayudante docente indígena acampan en carpas, lo que también es un dato ilustrativo de la precariedad del funcionamiento institucional.

La directora de la Regional Educativa de la zona, María Rosa Martínez, que pretende ser candidata a Intendente de El Espinillo, informó a la comunidad educativa que se fumigará el establecimiento y que la Subsecretaría de Infraestructura Escolar del Ministerio de Educación se comprometió a realizar las refacciones que necesita el establecimiento.

Cierra el pésimo cuadro de funcionamiento institucional con el dato concreto de que el puesto sanitario del lugar está cerrado o atiende esporádicamente, a través del joven agente sanitario allí destinado que fue escasamente capacitado. El lugar se destinó para el funcionamiento del nivel inicial.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11773