«

»

Mar 12 2015

Imprimir esta Entrada

Los arrendamientos bajaron un 60 por ciento en el sudoeste chaqueño

Fuente: http://www.diarionorte.com/article/120068/los-arrendamientos-bajaron-un-60-por-ciento-en-el-sudoeste-chaqueno

CHARATA (Agencia) – Los márgenes negativos de ganancia para arrendar campos provocaron una baja del 60 por ciento de superficie alquilada para producir en el sudoeste chaqueño. Las causas surgen del atraso cambiario en las producciones, las retenciones, el precio de los insumos y las cargas impositivas que asumieron un rol importante en el sector productivo primario.

Desde 2003 hasta el 2011, el sudoeste chaqueño mostró años de grandes cosechas, en líneas generales, acompañados de buenos precios. Pero desde allí a la actualidad el panorama cambió notablemente con campañas atravesadas por sequías y precios poco competitivos.

Eduardo García Borges, consultor inmobiliario rural, aseguró que la cantidad de campos arrendados ha disminuido alrededor de un 60 por ciento, dejando una cantidad importante de lotes sin sembrar. “Hay campos con arrendatarios de muchos años que lo han dejado; la situación es complicada”, señaló. En este contexto, indicó que hay personas que ofrecen sus campos con valores altos y a precios desfasados.

En cuanto a los factores de esta merma en el porcentaje de arrendamiento, sostuvo: “Es el atraso cambiario en todos los commodities, los cuales tienen precio en dólares, a lo cual se suma el precio bajo internacional y las retenciones que impactan mucho, obteniendo un precio muy bajo (2.400 pesos), ya que los insumos subieron en la moneda local, pero la producción no lo hizo”. De esta manera, el margen es negativo en campos arrendados.

Mientras espera el fin de la campaña sojera, el productor mira hacia el futuro complicado con la fuerte presión impositiva.

Para Borges, hay complicaciones producto de malas comercializaciones con falta de pagos o atrasos en los mismos. “Hay que sentarse a negociar, en porcentajes o kilogramos fijos, porque a nadie le conviene tener el campo parado o que el arrendatario prometa pagar algo que posteriormente no podrá”, aconsejó.

Borges señaló que se observó un repunte en la intención de siembra del girasol, luego de la buena campaña 2013/2014 del cultivo. “El otro problema que tenemos ahora es que los lotes que quedaron sucios, tienen un costo muy alto de herbicidas para prepararlos”, explicó.

“El sistema productivo en la Argentina depende mucho del contratista que siembra, realiza aplicaciones o cosecha. El contratista, al cobrar precios bajos, no puede renovar su maquinaria; y a esto hay que sumar que, si bien la oferta del crédito se muestra abundante, la consecución del mismo no es fácil”, expresó.

Por último, el empresario arriesgó un balance: “Es un año de transición y habrá que estar atentos a todas las señales, aunque no se va a definir nada siendo un año electoral; quizás la competitividad con Brasil obligue al gobierno a levantar el cambio del dólar. Y con el acompañamiento del clima, habrá una buena implantación del girasol”.

Uno de los reclamos que ha manifestado la Mesa de Enlace, como así también, individualmente, cada institución que la compone, como el productor en general, es la presión impositiva que hay para el sector, en un escenario económico cambiante.

En este sentido, el contador Miguel Baz Gallego destacó que hay que tener en cuenta la diferencia que presentan los impuestos nacionales de los provinciales. “En estos últimos años, crecieron en forma paulatina los impuestos y el régimen de retenciones”, afirmó. En el aspecto provincial, el sector agropecuario comenzó a estar gravado con el 1,10 por ciento de impuestos a los ingresos brutos desde enero del 2013 -actividad que estaba exenta de dicha carga.

“En la práctica, se presentan una serie de superposiciones, porque cuando el productor va a sacar la mercadería fuera de la provincia, debe pagar una guía de traslado de producción primaria, que también debe tributar, y recupera el impuesto, cuando se realiza la liquidación final; aunque se interrumpe su dinero en el camino porque debe pagar a cuenta antes de obtener la ganancia final de la venta”, detalló. Para el contador, esto genera una asfixia financiera y una escasez de dinero.

Por el lado de las cargas impositivas nacionales, señaló el impuesto a las ganancias. “Los productores que superan una venta de los 20 mil pesos, tienen gravado un 35 por ciento. Por otro lado, los derechos de exportación (las retenciones al agro), que varían según los productos, yendo las tasas desde un 30 al 50 por ciento aproximadamente que se reduce de la venta”, explicó.

“Hay un desfasaje en el IVA, porque el productor compra los insumos con un 21 por ciento y vende con el 10,5; además de este porcentaje percibe el 2,5, y el 8 por ciento restante supuestamente es reintegrado posteriormente”, señaló, e insistió: “Pero esto produce un déficit financiero cuando el productor necesita el canal de dinero que ingrese”.

En cuestiones de presión impositiva, indicó: “El impuesto a los créditos y débitos bancarios vino como uno de emergencia y se quedó de manera permanente, y al estar bancarizados los pagos, el ingreso en las cuentas percibe el impuesto del 1,2 por ciento”. Y agregó: “La Dirección General de Renta de la provincia retiene impuestos a los ingresos brutos cuando el dinero ingresa a los bancos, y se arma una confusión con una presión, en la que muchos no saben ni lo que están pagando”.

En este contexto, Baz Gallegos aconsejó a los productores que revisen sus papeles, ya que se cobra una cantidad importante de impuestos. Y aseguró: “No creo que haya cambios en el corto plazo, e históricamente los gobiernos, cuando necesitaron plata, aumentaron los impuestos”, al tiempo que mencionó un reciente incremento de carga impositiva a los productores primarios en Brasil.

El buen manejo es determinante para disminuir el impacto de plagas

CHARATA (Agencia) En plena etapa reproductiva de los cultivos, el delegado del Ministerio de Producción en el departamento 2 de Abril Rubén Spahn manifestó la importancia del buen manejo de los lotes para prevenir o disminuir el impacto de las plagas, ya que la presencia del picudo es alta en el sudoeste chaqueño. Además, remarcó una baja en la superficie sembrada de soja.

La humedad caracterizó la campaña anterior en el sudoeste chaqueño y se mantiene en los perfiles, pero con eso las condiciones esenciales para que se favorezcan distintas plagas en la zona. En este contexto, Spahn indicó que el algodón en el departamento está sintiendo la presencia del picudo, al igual que en el resto de la región. “En la última campaña estamos con condiciones de humedad y poco días de frío o heladas, y a la vez una cuestión de manejos de aquéllos campos que tienen plantas de algodón guachos”, explicó. Y agregó que en el 70 por ciento de los lotes se encuentra el picudo adulto, notándose daños desde mediados de enero.

Por otro lado, en otros lotes el buen manejo hizo que el daño sea escaso. Aunque si un vecino tiene la plaga, es factible que ésta se traslade al campo lindante. “Las complicaciones que encuentra un productor con buen manejo, son los campos linderos con plantas de algodón guacho o que no aplican las mismas prácticas”, sostuvo. Spahn recordó que en la campaña anterior, al sur del Chaco, cerca de Santa Fe, se abandonaron muchos lotes de algodón por problemas de agua, los que actuaron como hospedantes o favorecieron el rebrote de la plaga.

Según Rubén Spahn, la implantación de soja en el departamento 2 de Abril bajó de manera abrupta.
Si bien evaluar pérdidas es temprano, el delegado aseguró que se genera un mayor costo económico al productor. “A mí me consta que hace cuatro años, hubo lotes donde éstos no han tomado conciencia de las prácticas de manejo y han perdido la totalidad del lote, y en esta campaña puede llegar a perder el 95 o 97 por ciento de éste”, precisó.

Respecto de la paloma, Spahn explicó que desde hace varias campañas buscan una alternativa al manejo de la paloma, pero afirmó que deben acostumbrarse y buscar prácticas para disminuir el daño. Una de ellas es la rotación y la buena implantación, acompañada de la implantación de un híbrido rayado con buen vuelco de capítulo y, a la vez, realizar una desecación temprana para acortar los días a cosecha.

La situación de las plagas en soja

En otro orden y respecto de la soja, precisó que las lluvias han sido dispares, pero la humedad en el suelo mantiene buenos niveles. Complicaciones en los cultivos, por altas térmicas diez días atrás, aunque remarcó: “Las precipitaciones vienen cubriendo bien”.

Febrero-marzo es la etapa reproductiva del cultivo y es el punto donde más requiere agua. “La humedad conlleva situaciones propicias para el desarrollo de las plagas, como el complejo de orugas en la soja, aunque la afectación no fue alta, y también se está notando una alta presencia de chinche”, precisó. Cabe destacar que se implantaron 8 mil hectáreas de soja en el departamento, una cantidad mucho menor de la intención de 25 mil hectáreas, debido a superficies afectadas por encharcamiento luego de las copiosas lluvias de diciembre.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11494