«

»

Mar 09 2015

Imprimir esta Entrada

Las enfermedades de la pobreza serán monitoreadas: un nuevo error o la voluntad de desinformar

Por Rubén A. Galup (médico cardiólogo)

El Gobernador de la Provincia del Chaco Jorge Capitanich acaba de anunciar, entre otras medidas, la creación de una “Unidad de Seguimiento, Monitoreo y Resolución de los problemas asociados a Tuberculosis, Mal de Chagas, problemas nutricionales y seguimiento de mortalidad infantil y materna.”

Tomaré como ejemplo la Enfermedad de Chagas Mazza por ser lo que más conozco, pero mi reflexión se podría extender a los demás flagelos. Si bien “monitoreo” no figura en el diccionario de la R.A.E., sí encontramos “monitorizar”, cuyo significado es: “vigilar o seguir algo mediante un monitor”. Interpreto que el Gobernador se refiere al acto de enviar a alguien a observar una determinada situación para que luego nos informe.

Que no se interprete esto como una chicana. Es sólo la forma que elijo para demostrar, sencillamente, que ya está hecho el mencionado monitoreo y lo que ahora se precisa es acción necesaria y urgente acción!. Para fundamentar mi afirmación me basaré en cuatro puntos fundamentales, de cada uno de los cuales poseo pruebas que validan su veracidad:

1. El Impenetrable está infestado de vinchucas.
2. En El Impenetrable hay, mayormente, viviendas rancho.
3. La población de El Impenetrable no está concientizada sobre los peligros que representan las vinchucas, ni el mal que transmiten, y menos aún instruida sobre la forma correcta de combatirlas.
4. Hace muchos años que no se desarrolla un plan de fumigación coherente, que respete tiempos y formas.

Con la precisión y simpleza de un silogismo, se deduce que el monitoreo ya está hecho, al menos en lo referente a los datos necesarios para comenzar la requerida acción. Pero otra conclusión crucial se desprende de los puntos anteriores: debido a que el Triatoma Infestans tiene un ciclo domiciliario y uno selvático, no interesa la proporción de viviendas infestadas (no obstante lo cual aseguro que es muy alta), ya que si no se fumiga tres veces al años las viviendas negativas se infestarán inevitablemente en algún momento.

Respecto a la acción en sí, debe comenzar por un correcto plan de fumigación que establezca las bases para continuar con un abordaje integral de la Enfermedad de Chagas Mazza que, como lo he comentado en varias oportunidades, debe incluir: instrucción, corrección de necesidades básicas insatisfechas, control de vectores y mejoramiento de viviendas.Esto en cuanto a la prevención, sin olvidarnos del seguimiento y eventual tratamiento, previos controles de laboratorio, de los portadores del parásito sin patología cardíaca demostrable y de los enfermos de Chagas.

Para llevar a cabo este imprescindible primer paso de rociado, previo al abordaje amplio, definitivo e integral del Mal de Chagas, existen dos formas. La primera es la habitualmente utilizada, cuya ineficacia está ampliamente demostrada por los malos resultados obtenidos por la actual gestión y las anteriores. Consiste en enviar compulsivamente a la gente del Plan Provincial de Chagas a recorrer los distantes y difíciles caminos de El Impenetrable con las tres camionetas de planta, una de las cuales estaría volcada en Castelli, para comenzar, con gran idoneidad por cierto, a desarrollar la quimérica terea de fumigar 12.000 viviendas de la Región Sanitaria V, misión que nunca fue finalizada y menos aún replicada cada 4 meses, como debe hacerse -según estudios de probada seriedad- basados en el poder residual de la Deltametrina, como también ya he explicado en artículos anteriores.

Avala mi anterior afirmación lo sostenido por el propio gobierno de Capitanich al presentar el “Plan Estratégico 2013/2016 para la prevención y control de la Enfermedad de Chagas en la Provincia del Chaco”, documento plagado de errores conceptuales y de forma, del que sólo haré mención a lo referido en la página 10, bajo el título “Control Vectorial”:“El programa de Chagas de la Provincia del Chaco dispone de 3 móviles, dos de los cuales pertenecen a modelos de la década del 80 o menos y que dado su uso y condiciones requieren continuamente de mantenimiento y reparaciones. Cada móvil puede trasladar una brigada de 3 operarios. A su vez, se estima que cada brigada puede abordar hasta un máximo de 5 viviendas por jornada laboral dependiendo del tamaño de las mismas. Con los recursos que se disponen, se requerirían más de 9.000 días para alcanzar a realizar un ciclo de rociado…”

Siguiendo el razonamiento de tan cruda, asombrosa y triste revelación que, recordemos, proviene de la actual gestión, aplicando una simple regla de tres, precisaríamos 75 equipos como el que cuenta el Plan Provincial de Chagas para cumplir con la tarea de fumigar todo El Impenetrable en 4 meses, y volver a empezar!. 250 vehículos!… 500 fumigadores!!!

Como la verdad siempre se destaca y no precisa demasiada defensa, se desprende por propio peso la segunda manera de encarar la acción que nos acucia, la que también fue expuesta en múltiples ocasiones.Esta consiste en destinar a los fumigadores del Plan Provincial de Chagas a una tarea de docencia, para la que están capacitados, abocándose -con sus tres vehículos- a instruir y asesorar al gran número de agentes sanitarios distribuidos en El Impenetrable, que superan largamente los 500 necesarios, que hoy están ocupados en tareas lejanas a su función. Encargándose estos de las tareas de rociado, recibiendo cada comunidad o paraje las mochilas, insecticida y elementos de seguridad necesarios, el Plan Provincial de Chagas deberá sólo abastecer y supervisar el accionar de los agentes sanitarios, con visitas periódicas. Dichos agentes serán, a la vez, observados por los vecinos para asegurar la correcta secuencia de rociado cada cuatro meses o antes si aparecen insectos en los domicilios.

Como se puede apreciar, no existen secretos en el plan propuesto. Es económico, altamente viable y posee la ventaja de involucrar a toda la comunidad, alejando el riesgo de un posible “desvío de recursos”, a lo que seguramente aspira un gobierno popular como el que el encabeza el gobernador Capitanich.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11464