«

»

Mar 05 2015

Imprimir esta Entrada

Dato duro: las estadísticas revelan que cada vez son más aislados los casos de niños qom y wichi que mueren por desnutrición y que cada vez son más aislados los casos de niños qom y wichi.

Fuente: publicación de Revista Barcelona, del día 6 de febrero de 2015, pág. 3.-

Barcelona investiga:

Un fenómeno que crece en algunas zonas del país pero que podría tratarse una cuestión menor

Principales causas de muerte de niños Qom

El flagelo de la desnutrición infantil acecha en todo el mundo, pero parece habérselas tomado con las provincias argentinas del Chaco y Salta, en particular, con las comunidades qom y wichi que habitan parte de esos territorios. Los casos del chaqueño Néstor Femenía, y de los salteños Marcos Solís y Alan Mijael Villena, lo confirmarían, un estudio ex-clusivo realizado por un equipo de inves-tigadores de esta revista arribó a una conclusión interesante: por un lado, los casos de muerte por desnutrición son cada vez más aislados y, por otro lado, son cada vez más aislados los casos de niños qom y wichi.

Según los datos, si bien no se puede establecer una “corre-lación directa” entre el fenómeno del “aislamiento de niños qom y wichi y la posterior desnutrición de niños qom y wichi”, todo parecería indicar que “si aun nene pobre (qom o wichi) no se le da ni comida ni agua potable durante un período -corto- de tiempo, es altamente probable que ese nene pobre (qom o wichi) se desnutra, se enferme o, en su defecto, muera”. Los datos hablan por sí mismos.

Las muertes por desnutrición de Néstor Femenía (7 años), en la provincia del Chaco, y de Marcos Solís (2 años) y Alan Mijael Villena (9 me-ses), en la provincia de Sal- la, estarían por encender la señal de alarma en lo que a se refiere al fenómeno de la escualidez infantil. Sin embargo, el oficialismo, en la voz del jefe de Gabinete y ex gobernador de Chaco, Jorge Milton Capitanich, se trata “tan solo casos aisla-dos” ya que “se ha hecho mucho por la provincia del Chaco”.

De acuerdo con las investigaciones periodísticas, sin embargo, es necesario “estudiar más de cerca” la relación entre ambos fenómenos. Así, si bien no se puede estipular con “plena exactitud” por qué, cómo o cuáles son las variables que intervienen para que “el aislamiento de niños pobres qom y wichi” arribe “casi de un modo monos causal” al estado de desnutrición, habría algunos experimentos que podrían mostrar otras variables. Por ejemplo, resulta sorprendente lo que muestran los datos cuando -a modo de experimento- se aísla a un niño pobre qom o wichi y no se le da nada de comida ni de agua potable para que beba. “Lo que pasa es que se muere”, concluyeron los especialistas.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11408