«

»

Feb 25 2015

Imprimir esta Entrada

Cuestionan licitación para el manejo de la cuenca del Río Guaycurú

Fuente: http://www.chacodiapordia.com/sociedad/noticia/94895/cuestionan-licitacion-para-el-manejo-de-la-cuenca-del-rio-guaycuru

25/02/2015. La Fundación “Encuentro por la Vida” y el Centro Nelson Mandela difundieron un documento titulado “Río Guaycurú: un desafortunado proyecto de diques e irrigación” cuestionando que se avance con la licitación porque, entre otros puntos, no se cuenta con información que prevea el impacto que tendrá en la zona.

Río Guaycurú: un desafortunado proyecto de diques e irrigación

El gobierno chaqueño viene informando desde los últimos meses del 2014 sobre la realización de un proyecto de manejo de la cuenca del Río Guaycurú. Este proyecto ha tenido un proceso de estudio desde el 2010, en el que intervinieron técnicos y funcionarios del PROSAP/UCAR (Programa de Servicios Agropecuarios Provinciales y Unidad de Cambio Rural), ambos dependientes del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Durante varias reuniones realizadas en la Cámara de Diputados de Chaco se trató el posible financiamiento por parte del BID-BIRF (Banco Interamericano de Desarrollo y Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento), que de prosperar hubiera provocado un nuevo endeudamiento público de Chaco.

Posteriormente la Nación asumió este endeudamiento, incluyendo el proyecto en el Programa para el Desarrollo de Nuevas Áreas de Riego en Argentina, que ejecuta la Unidad para el Cambio Rural (UCAR), con financiamiento del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), a través del préstamo CAF 8581.

El proyecto cambió de nombre a “Manejo Productivo de la Cuenca del Río Negro”. El 3 de octubre de 2014 se realizó el llamado a licitación pública internacional (02/14) bajo la denominación de “Refuncionalización del Sistema de Riego del Río Guaycurú”. Cabe aclarar que en el Río Guaycurú nunca existió un “sistema de riego”.

El llamado fue realizado por el PROSAP/UCAR, cuando el Decreto provincial 1982/14 -que aprobó el convenio con la Nación- se firmó el 28 de octubre del 2014. La licitación se abrió el 11 de noviembre y se adjudicó en el mes de diciembre, por el monto de $179.690.878,26, equivalentes a unos 20 millones de dólares, según las variaciones de valor de esta moneda.

El 20 de diciembre el Ministerio de Planificación y Ambiente de Chaco informó que el Estudio de Impacto Ambiental del “Manejo de la Cuenca del Rio Guaycurú – Iné” estaba a disposición del público durante 15 días para presentar observaciones. La Fundación Encuentro por la Vida: Cultura y Democracia Ambiental, el 29 de diciembre, presentó observaciones muy concretas y objetivas. Al mismo tiempo, solicitó la entregue de toda la información del proyecto y su relación con la licitación de las obras de riego que fueran licitadas y adjudicadas sin contar con la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental previo que exige la Constitución provincial.

Los días 15 y 16 de enero del 2015 el Centro Mandela y la Fundación Encuentro por la Vida: Cultura y Democracia Ambiental realizaron una DENUNCIA ADMINISTRATIVA ante el Señor Gobernador de la Provincia del Chaco, el Ministerio de la Producción, el Ministerio de Planificación y Ambiente, la Administración Provincial del Agua, el Tribunal de Cuentas, la Contaduría General, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y la Defensoría del Pueblo.

Tales presentaciones tuvieron por objetivo alertar al gobierno sobre las posibles irregularidades, de carácter insubsanables, que podrían generar nulidades en el proceso y/o trámite administrativo iniciado en jurisdicción de Chaco, que tiene por objeto la obra identificada como “Refuncionalización del sistema de riego en Guaycurú- Iné”, Licitación Pública nº002/14. Cuestionamos el “Estudio de Impacto Ambiental del Manejo de la Cuenca del Guaycurú-Iné” y el decreto provincial 1982/14, que apruebo el convenio para ejecutar el proyecto de “Manejo Productivo de la Cuenca del Río Guaycurú- Iné”, obra de irrigación que costará 22 millones de dólares, según la fluctuación del valor de dicha moneda.

Por los graves motivos expuestos en las presentaciones, se solicitó “la suspensión del trámite administrativo, el saneamiento de los tramos tramitados y todas las restantes medidas que importen el fiel cumplimiento y aplicación del principio de legalidad, en el marco de la moderna tutela administrativa efectiva, que se imponen ante los eventuales daños patrimoniales que pueden afectar el erario público, algunos de los cuales ya se han materializado, y que se pueden consolidar mediante el resultado incierto de destinar recursos fiscales a una obra pública que, tal como está planteada, inevitablemente se orienta al fracaso, independientemente de que -en forma selectiva e inequitativa- pueda beneficiar a una cierta cantidad ínfima de personas, productores o empresarios que son titulares de predios rurales situados territorialmente en el área de influencia de la obra pública en cuestión”.

Los puntos más importantes de las objeciones

Los puntos más importantes de las objeciones se pueden sintetizar de la siguiente manera:

1) El gobierno chaqueño debería abstenerse de ejecutar y/o mandar a ejecutar las acciones previstas en los actos administrativos cuestionados (adjudicaciones, firma de contratos, consultorías, etc.), especialmente los que tuvieran por objetivo las vías de hecho (acciones concretas de inicio de obra) que impliquen violación a las normas vigentes en materia hídrica y ambiental de la Provincia porque no fueron diseñados y propuestos en el marco y propuestos conforme las pautas del ordenamiento institucional vigente de nuestra provincia (artículo 50 de la Constitución Provincial, Ley de Ministerios, Código de Aguas y las competencias de la Autoridad de Aguas de la Provincia, y los artículo 196/216 de la Ley 3220 del Código de Agua).

2) El gobierno chaqueño debería modificar el Decreto 1982/14, adecuándolo a la estructura institucional y normativa de la Provincia, que fueron mencionados en párrafo anterior, con más las restantes normas conexas y complementarias vigentes en nuestro ordenamiento legal.

3) El gobierno chaqueño debería suspender la adjudicación de la licitación de la obra: “Refuncionalización del Sistema de Riego del Guaycurú Iné”. Esta medida es indispensable y debería ser adoptada inmediatamente, dado que la obra licitada no cuenta con la correspondiente aprobación de la Administración Provincial del Agua, ni ha cumplido con toda la normativa establecida en el Código de Aguas (Ley 3230 y decreto Reglamentario 173/90). La misma no cuenta con la aprobación previa de los Estudios de Impacto Ambiental, que es un requisito “sine qua non” que establece el inciso 8 del artículo 38 de la Constitución chaqueña, de modo tal que los actos anteriores y posteriores realizados y/o ejecutados son nulos, de nulidad absoluta. Se agrega, como otro factor determinante de nulidad, que el llamado a licitación no estuvo presidido de las consultas previas y formales a las comunidades indígenas de la zona de obra, sobre la base de un proyecto concreto, según lo establece la Convención 169 de la OIT, vigente en la República Argentina por ratificación del Congreso Nacional. Es llamativo e increíble que esta pauta de convencionalidad también haya sido obviada y desatendida por las autoridades, a sabiendas de que es un factor determinante de nulidades.

4) El gobierno chaqueño debería rechazar el Estudio de Impacto Ambiental del Manejo de la Cuenca del Guaycurú Iné por basarse en un esquema de obras que no cuenta con el correspondiente estudio de Factibilidad Técnico-Económica aprobado por la Autoridad de Aguas (Arts. 196 a 208 de Código de Agua y Arts. 70 a 80 del Decreto Reglamentario del Código de Agua 173/90). No se cumplieron las etapas de Estudios. Los mismos son incompletos e insuficientes para aprobar cualquier tipo de obra hidráulica pública. No intervino la autoridad exclusiva para la aprobación de los Estudios, Proyectos y Obras, que es la APA (art198-199) y que para pasar a ejecución requieren previa autorización, que no se ha dado en este caso (art 216). La información básica del proyecto es totalmente insuficiente para para su ejecución y evaluar su impacto.

Solo para ejemplificar, no existe ningún estudio de la relación entre las dinámicas del agua atmosférica (lluvias torrenciales), aguas superficiales (desbordes y caudales de los ríos) y agua subterránea (de esta última no se ha realizado ningún estudio). No se ha demostrado que los suelos sean aptos para su irrigación y, finalmente, no se identificaron obras de drenajes, que constituyen elementos y/o factores que no deben faltar en ningún sistema de riego. Pues, llamativamente este requisito está absolutamente ausente a lo largo de la documentación técnica suministrada por el gobierno.

5) El gobierno chaqueño debería iniciar un proceso racional de construcción de propuestas y alternativas técnicas, económicas y productivas viables y sustentables, tanto en lo social como en lo ambiental. De esta manera podría responder a las necesidades reales y a los requerimientos de las poblaciones criollas, aborígenes, de la agricultura familiar y productores de la zona que involucra la obra.

Por último, conviene resaltar que hasta el día de hoy el gobierno no ha respondido ninguna de las observaciones, denuncia y propuestas que, oportuna y válidamente, hemos formulado con el espíritu de evitar que el proyecto de manejo hídrico de los Ríos Guaycurú-Iné termine siendo uno más de las desafortunadas obras hidráulicas ejecutadas en Chaco, con resultados negativos que están a la vista dado que son notables las consecuencias dañinas que han provocado en lo social, productivo y ambiental. Lamentablemente, esta es la historia repetida de obras públicas en esta provincia que contribuyeron a consolidar y profundizar los cambios climáticos, que en términos concretos generaron transferencias forzosas de importantes contingentes humanos de población rural, daños y pérdidas en la producción primaria y un notable desequilibrio y desbalance ambiental en áreas estratégicas del territorio chaqueño, sobre todo en aquella que históricamente contaba con una rica red hídrica”.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11358