«

»

Mar 05 2012

Imprimir esta Entrada

Rolando Núñez: El Estado ya no tiene espacio físico para tantos empleados

Rolando Núñez: El Estado ya no tiene espacio físico para tantos empleados

 

 
 
Bergia habría superado las incorporaciones hechas durante las presidencias de Urlich y Mastandrea en la Legislatura.

 

 

 

 

El principal referente del Centro Mandela asegura que la lista de personal sigue creciendo en todos los ámbitos del Gobierno. A este ritmo, dice que es prácticamente imposible calcular un número exacto.

El coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela volvió ayer a advertir sobre los riesgos que implica el incremento de personal en el Estado, y aseguró que, lejos de reducirse el volumen, éste se multiplicó de tal manera que pone en riesgo las posibilidades de financiamiento del Gobierno.

“Tenemos un Estado paquidérmico”, ilustró, y agregó que “ni siquiera el mismo Gobierno sabe cuánta gente depende de él, porque todos los días hay múltiples incorporaciones”.

Núñez observa una cuestión que agrava el engrosamiento de las listas del personal: “Hay mucha gente que cobra y no trabaja, sobre todo aquellos que están emparentados o relacionados de alguna manera con altos funcionarios, la gran mayoría privilegiados con becas o interesantes contratos de obra o de servicio, jornalizados y conveniados”. “Son ñoquis”, simplificó.

En este contexto, consideró que “pagarle sueldos a gente que no trabaja, termina siendo prácticamente una estrategia para evitar que se evidencie el descontrolado crecimiento del gasto, ya que “de otro modo quedaría a la vista que no existe lugar físico suficiente para todo el personal estatal, ni oficinas, ni escritorios, ni sillas”.

“Se supone que los órganos de control del Estado deberían denunciar situaciones descontroladas como ésta, y aconsejar tomar las medidas necesarias para evitar que se produzca este vendaval de contrataciones”, dijo, e ilustró que “los políticos chaqueños están acostumbrados a tomarse atribuciones extraordinarias y repartirse el Estado como un botín, creando puestos sin ninguna necesidad, con el sólo fin de satisfacer intereses particulares o pagar compromisos de campaña”.

 

Bergia, el peor de todos

 

De acuerdo al análisis de Rolando Núñez, la Legislatura es un caso emblemático a la hora de computar el incremento del personal en el Estado y, en este sentido, consideró que en los últimos dos años hubo un crecimiento incluso superior a lo que se había “malacostumbrado“. “Durante la presidencia de Juan José Bergia hubo un descomunal incremento del gasto en este aspecto; tanto que supera a lo ocurrido en la suma de las gestiones de Carlos Urlich y Alicia Mastandrea que ya eran impresentables”, comparó.

Para Núñez, esta situación “expresa el pensamiento político de Bergia: es una muestra de cómo él entiende la política”.

 

Abusos

En medio de este incremento desmedido de la planta de personal, el abogado advierte también el abono para el abuso de autoridad y otras imposiciones de parte de quienes promueven las incorporaciones sobre los beneficiados con las mismas. “La necesidad de trabajo y la oportunidad de conseguir un puesto en el Estado lleva sobre todo a los más jóvenes a tolerar todo tipo de abusos en todos los niveles”, analizó.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=1125