«

»

Feb 17 2015

Imprimir esta Entrada

El ángel de la muerte en Chaco

Durante el 2014 se produjeron muchas muertes en el hospital de Machagai, ciudad ubicada a 127 km de la capital de Chaco. Amplios sectores sociales vinculan tales fallecimientos con el pésimo funcionamiento de dicho establecimiento sanitario público, y resaltan que los decesos derivan de la mala praxis que atribuyen al personal profesional, aunque las fallas son tan estructurales que inducen a agravar las enfermedades y a generar muertes prematuras y altamente evitables. Familiares de las víctimas vienen efectuado denuncias que actualmente son investigadas en la justicia penal de Sáenz Peña.

El reciente fallecimiento de Mariana Mercedes González, de 18 años y que estaba a punto de dar a luz, fue el mayor detonante de los reclamos sociales. Su deceso se produjo por muerte cerebral, cuando fue derivada al Hospital 4 de Junio “Ramón Carillo” de Sáenz Peña. Los familiares responsabilizan a la obstetra y a los médicos que asistieron a la joven fallecida. María Lujan González, hermana de la joven mamá fallecida, relató muy detalladamente las circunstancias de la muerte. Lo hizo públicamente, en varias oportunidades. Repitió el conmovedor relato el pasado viernes 13 de este mes, en el marco de una asamblea popular que se reunió en la Plaza de Machagai, en horas de la noche, en la que estuvo presente el Centro Mandela. Contó que su hermana fue llevada al hospital el lunes 26 porque “se sentía muy mal”. Que fue atendida por la Dra. Benítez Romero y otro médico. Contó, con lujos de detalles, que había escuchado que la doctora dispuso que le aplicaran a su hermana dexametazona de 8 mg y 8 sulfato de magnesio de 5. El médico Ibérico, según el relato, habría dicho que “no se hacía cargo de lo que le pudiera pasar a la chica” por la cantidad de medicamentos que ordenó la Dra. Romero. Rato después, la paciente convulsionó y en ese estado fue derivada a Sáenz Peña.

La mamá de la joven fallecida, Regina Mercedes González, manifestó que durante el traslado la Dra. Romero realizó maniobras de reanimación a su hija. Indignada y entre llantos, contó en la Plaza que cuando llegaron al Hospital 4 de junio llevaron directamente a su hija a terapia intensiva, y que pocos minutos después la Dra. Romero le informó que Mariana murió, para pasar a ofrecerle plata por si necesitaba. Mariana, según el acta de defunción falleció el 1 de febrero pasado, a las 4.30 horas, por shock cardiogénico, que se calificó como derivación de síndrome post parto. El 26 de enero –vía cesárea- le habían extraído el feto de su bebé en gestación, cuando cursaba 38 semanas. La causa de muerte fue anoxia intrauterina. Para evitar la muerte del bebé se debió realizar la cesárea a la mamá a las 36 semanas, como máximo, según diagnóstico prenatal. Estos dos hechos tan penosos son solo parte de los casos que forman parte de la necrofílica galería de muertes evitables que se produjeron en el hospital de Machagai.

Pésimo funcionamiento del Hospital

El Hospital de Machagai es de complejidad Nivel 4. El Ministerio de Salud destina 1500 horas de guardias activas para este establecimiento. Sin embargo, queda en este servicio un solo médico que hace guardia activa las 24 hs. El hospital funciona muy mal. El reclamo de pacientes y de familiares es permanente, a tal punto que semanalmente se movilizan amplios sectores sociales que reclaman cambios profundos y sustanciales con la finalidad de que mejore el sistema asistencial. Además del reciente fallecimiento de Mariana Mercedes González, que fue el hecho más paradigmático, otros episodios desnudaron la cruda realidad del hospital, entre los que sobresalen los casos de Ailin Zapata (17/08/2012) y Walter Mesa (8/10/2014). Durante la asamblea, muchos vecinos plantearon casos concretos de mala atención y de posibles malas prácticas médicas e institucionales. Se sucedieron los testimonios que reflejaron hechos muy graves, que corroboran la total deshumanización y desorganización del sistema de atención en el hospital de Machagai.

En distinto tramos de los continuos y persistentes reclamos de las familias tomaron conocimiento e intervinieron diputados, la Defensoría del Pueblo del Chaco, la Fiscalía Penal Nº 3, a cargo del Dr. Marcelo Soto y el Juzgado de Garantías, a cargo de la Dra. Nepote de Casalino, quién dispuso un allanamiento en el hospital y en la Región Sanitaria II. A pesar de todo, el hospital continúa funcionando muy mal y nada ha cambiado hasta la fecha. La contrapartida negativa es el rotundo silencio del Ministro de Salud Pública, que como en tantas otras situaciones brilla por su ausencia y falta de decisión en temas urgentes y que demandan cambios profundos en el sistema de atención sanitaria pública, y del poder político local encabezado por el intendente municipal, que según los vecinos que se manifiestan avala a los responsables de conducir y de trabajar en el hospital de Machagai.

Por unos pesitos de la torta

Además del mal servicio asistencial que allí se brinda, se acusa públicamente a los directivos del hospital de posibles manejos irregulares en los fondos de la caja. Apuntan a las graves irregularidades que se producen en el cronograma de guardias que son incompatibles con las estadísticas diarias, semanales y mensuales. Cuestionan la facturación mensual de las horas de guardias activas de médicos. Citan como ejemplo el caso del Dr. Raúl Ernesto Saucedo, que vive en Sáenz Peña, que habría cobrado 200 horas de guardias activas mensuales y que figura dos días como segundo médico en tales cronogramas y en las estadísticas de guardias. Sin embargo, acusan que no atendió a un solo paciente. O sea que por las 200 horas, a razón de 80 pesos por hora, estaría cobrando 16 mil pesos por mes solo en concepto de guardias, además de su sueldo.

El Defensor del Pueblo de Chaco verificó personalmente la ausencia de los médicos en las guardias activas. Realizó actas en el hospital e informó sobre tan grave anomalía al Ministerio de Salud. La denuncia penal fue realizada por el Dr. Di Nubila en abril de 2013 por posible malversación de fondos públicos, fraudes, estafas y asociación ilícita contra los doctores Torres Pérez y Raúl Ernesto Saucedo, como también contra el administrador del establecimiento, contador público Ariel Marcón. En sede judicial los hechos denunciados fueron confirmandos por los doctores Cristian Ramírez, Luis Tsolof y Romero Benítez, además de la enfermera Lidia Salazar y de la radióloga María de los Ángeles O`flaerty.

En conferencia de prensa los doctores Marcelo Torres Pérez (director), Sebastián Lobato (co-director), Víctor Hugo Ramírez, Juan Carlos Mendoza, Daniela Romero Benítez y el administrador Ariel Marcón reconocieron que los médicos hacen guardias activas en sus casas y que atienden a través de sus celulares. En la reunión de la que participaron el Dr. Oscar Larroca (director de la Región Sanitaria II), el director del hospital y todos los médicos del servicio, el director de la región sanitaria reconoció que “no es reglamento el pago de guardias activas al segundo médico porque está en su casa, debería pagarse pasiva”. Luego agregó que “si arreglamos esto acá y queda entre nosotros, a nadie le viene mal unos pesitos de más y nos repartimos la torta un pedasito cada uno”.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11231