«

»

Feb 17 2015

Imprimir esta Entrada

Es la política… Estúpido!…

Por Rubén A. Galup
Médico Cardiólogo
M.N. 48.783
D.N.I. 8.400.925

Partido de la Costa, 15 de febrero de 2015

Desde hoy una minoría privilegiada de la República Argentina y los turistas VIP del mundo tendrán mejor atención médica.

La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, inauguró un hospital de alta complejidad, con helipuerto, cinco quirófanos, terapia intensiva, aparatología de última generación y 18.000 m2 de superficie, en El Calafate – Provincia de Santa Cruz. El Calafate es una de las tres principales ciudades de la Provincia de Santa Cruz.  Con una población cercana a los 17.000 habitantes, cuenta con aeropuerto internacional, (con vuelos diarios a C.A.B.A., Trelew, Ushuaia, Puerto Madryn, Bariloche, Río Gallegos y Puerto Natales), tres líneas de colectivos, más de 20 emisoras de F.M. y, dado el alto nivel del turismo mundial que acude atraído por el imponente glaciar Perito Moreno, en el Lago Argentino, se mueve con precios que la tornan inalcanzable para la gran mayoría del pueblo argentino y muy especialmente para los sectores de bajos ingresos que viven en las periferias de la villa!

Cuando algo es obvio cuesta decirlo, o mejor dicho… Cuesta hallar las palabras adecuadas para explicar algo que no precisa explicación, sin sentir que se cae en el ridículo, sin tener la sensación que se es tan estúpido, o más, que el que necesita se le demuestre una verdad… a gritos!!!…
El segundo funcionario más importante del gobierno, Jorge Capitanich, es oriundo de la Provincia del Chaco, (Sin considerar al vicepresidente por irrefutables razones!).

La Provincia del Chaco cuenta con una gran extensión, cercana a los 40.000 km2 y unos 100.000 habitantes, que fuera atracción mundial por su monte inexpugnable, custodiado por espinosos vinales que dieron origen a su nombre… “El Impenetrable”. Transitado por guasunchos, osos hormigueros, pumas, yaguaretés, y tatúes, entre otras especies; muchas de las cuales están extinguidas o en serio peligro de desaparición.
Los pueblos originarios que allí viven, desde mucho antes que el territorio formara parte de la República Argentina, (Wichi, Qom y Mocoví), vieron llegar a criollos y gringos que, abriéndose camino a rudeza y machete, formaron distintas comunidades.

De la mano de estos, luego de los coletazos de La Forestal, se extendió el desmonte indiscriminado para extraer de sus entrañas la preciada madera de sus árboles milenarios. Exterminados los añejos gigantes, siguió el atroz desmonte dando paso a extensas plantaciones de algodón, y luego de soja transgénica.
Así los nativos vieron… impotentes… como se destruía su hábitat… su predio de caza… el río de donde extraían el pescado que les aportaba proteínas y minerales… los frutos que el monte les entregaba como pago del respeto con que era tratado… perdiendo los niños su “escuela natural”… su “patio” de juegos!…
Como directa consecuencia se agudizó la falta de agua y alimentos con la inexorable llegada de la hambruna, paso previo a la mal nutrición y la desnutrición, con las impías secuelas que cada vez estamos más “acostumbrados” a ver!. Aquel gran territorio de caza, fue perdiendo gradualmente su flora y fauna al tiempo que era “colonizado” por las enfermedades de la pobreza!… Y todo sucedió ante la mirada distraída cuando no cómplice de los gobernantes que fueron pasando gestión tras gestión, entre ellos el actual Jefe de Gabinete.

Qué siente un hombre que dice luchar por el pueblo que lo eligió, cuando ve que en su provincia natal mueren niños por enfermedades evitables como la desnutrición, la tuberculosis, el Chagas, sin que la pésima Salud Pública implementada haga algo por mitigarlas?.
Puede tolerar con beneplácito que en otra provincia se inaugure un hospital “para ricos”?. Hasta cuándo va a poder invisibilizar a esa población que sin voz ni derechos, sólo se expresa cuando alguien publica una foto… una imagen del terror?. Cómo puede ignorar las cifras de tuberculosis, la total ineficiencia de las sucesivas gestiones en la lucha contra el Mal de Chagas, o tratar de convencer a la opinión pública que la muerte de Néstor Femenía es “un caso aislado”. Mientras los habitantes del monte ven, resignados, morir a sus hijos?.

Creo que los que sufrimos como en nuestra propia piel la inequidad de un sistema genocida, debemos repetir una y otra vez, hasta el hartazgo, hasta lograr que de tanto repetirlo se conviertan en un ícono de la desigualdad!, estás realidades “barridas bajo la alfombra”, para dejar al descubierto tanta hipocresía!…

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11228