«

»

Feb 12 2015

Imprimir esta Entrada

Crisis nutricional: ahora murieron dos niños en Santa Victoria Este

0000431298

01:00 – En Salta ya son cuatro los casos fatales en lo que va del año y siete desde agosto de 2014. El Gobierno admitió que uno estaba “desnutrido” y el otro tenía “bajo peso”.

La crisis nutricional y social en Salta se cobró la vida de otros dos niños, este vez en Rivadavia Banda Norte. Los casos fueron admitidos anoche por la nueva secretaria de Nutrición Gladys Pernas, quien asumió ayer a ese cargo.

El 6 de febrero murió en el hospital de Santa Victoria Este Mauricio Lucas, un niño wichi de La Puntana de dos años, que pesaba 7,7 kilos y tenía una talla 80 centímetros. “Tenía un faltante de peso para su talla”, reconoció Pernas.

Sobre el deceso de Samuel Jaimez, un niño aborigen de tres años de Pozo El Bravo, la funcionaria aseguró que fue ocasionada por una broncoaspiración. Pernas evitó hablar de desnutrición, pero reconoció que tenía un “bajo peso leve”.

De acuerdo con la información oficial, Samuel ingresó al hospital de Alto La Sierra, el 7 de febrero con un cuadro de deshidratación y diarrea, pero falleció al día siguiente. Su peso era de 10,8 kilos y su talla de 97 centímetros.
Con estas dos muertes, ya son cuatro los casos fatales vinculados al déficit nutricional en lo que va de 2015. Además, entre agosto y septiembre de 2014, fallecieron dos niños en Pichanal y una pequeña de La Unión.

Pedro Lozano, presidente del Concejo Deliberante de Santa Victoria Este y fuentes del hospital de Santa Victoria Este ya habían confirmado al mediodía el fatal desenlace de Mauricio Lucas. El niño llegó cerca de las 15 en una camioneta particular del personal del hospital, que en ese momento no contaba con ambulancia. A las 21.27 se apagó su vida pese al esfuerzo de la médica de turno. Lucas Mauricio, según fuentes del hospital, padecía de desnutrición crónica; estaba deshidratado; tenía anemia y mostraba evidentes signos de ictericia, la coloración amarillenta de la piel y mucosas que se da por el aumento de la bilirrubina.

Gladys Pernas SEC. NUTRICIÓN. “Todos los casos van a tener el mismo tratamiento de responsabilidad de mi parte, para que haya la mayor claridad posible”

“El chico era desnutrido y tenía también otras cosas. Yo tengo en mi poder una copia que pedí para interiorizarme”, confirmó Pedro Lozano.

“Como no tenemos ambulancia, porque es prestada de Tartagal y estaba haciendo traslados, lo llevaron al niño en una camioneta particular. Como es una sola la ambulancia, cuando se va por un traslado o emergencia nos quedamos sin nada. El mes pasado falleció un hombre porque no había ambulancia. Son las cosas que no se entienden”, agregó el concejal.

Anoche, por cierto, Pernas confirmó que el pequeño fue trasladado en una camioneta y no en la ambulancia.
Enfermedades asociadas.

Fuentes del hospital de Santa Victoria confirmaron que el cuadro de desnutrición existía, pero remarcaron que el pequeño tenía otras patologías asociadas, que descompensan la desnutrición, y que a la vez, la desnutrición potencia cualquier patología.

El municipio de Santa Victoria Este tiene 13.200 kilómetros cuadrados, más de la mitad del territorio de la vecina provincia de Tucumán. Es uno de los municipios más pobres de la Argentina y sin embargo es uno de los de mayor riqueza cultural ya que alberga argentinos que hablan en cinco lenguas distintas.

La mayoría de los aproximadamente 20.000 habitantes son aborígenes y aunque en el hospital y los puestos sanitarios lo que más se ve son niños, no existe un pediatra en el municipio.

“No digo que el problema sea cultural, pero existen barreras culturales. No digo que este sea el caso, pero es un dato de la realidad. Existen cierto tipo de chamanes o curanderos muy respetados por las comunidades. Eso y otros factores crean barreras en los controles sanitarios. Un enfermero, por ejemplo, tuvo que pasar 6 horas convenciendo a un curandero para que permita llevar una embarazada wichi al hospital. Gracias a Dios llegó a tiempo, pero hay veces que lamentablemente muchos llegan al hospital como última instancia, cuando ven que no funciona el curandero y cuando ya puede ser tarde”, dijeron fuentes del hospital.

Mauricio y su madre no tenían documentos, lo que los excluyó de los planes nacionales de asistencia más importantes, como la Asignación Universal por Hijo.

El niño llevaba el apellido de la madre, que tenía un conflicto con el padre de sus hijos, un ciudadano boliviano, que sería de apellido Quiroga.

Cuando llegó al hospital “tenía diarreas de varios días” y estaba muy deshidratado. Fuentes de la zona dijeron que el chico pudo haber estado varios meses en Bolivia. “Es cerquita de La Puntana y todos van y vienen”, explicaron. En esta época los caminos que llevan a La Puntana son una lotería. Las lluvias y la ausencia de mantenimiento hacen que el camino sea un obstáculo para todos los habitantes de allí.

“El camino es un desastre. Hace más de un año que el intendente no se digna a pasar la máquina en el tramo de Santa María a La Puntana”, afirmó el concejal Lozano.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=11189