«

»

Ene 05 2015

Imprimir esta Entrada

Fuerte cuestionamiento de la fundación Encuentro por la Vida contra el estudio de impacto ambiental del manejo del Guaycurú – Iné. Una obra de irrigación que costará 22 millones de dolares destinados a un seguro fracaso

 

Fundacion

 

Resistencia, 29 de diciembre de 2014
Subsecretaría de Ambiente y
Desarrollo Sustentable
S / D
__________________________

Ref: Elevar las observaciones al Estudio de Impacto Ambiental “Manejo de la Cuenca Guaycurú – Iné”. Actuación Simple Nº E5-2014 -10480A.

Tengo el agrado de dirigirme a Usted con el fin de elevar las observaciones al Estudio de Impacto Ambiental del “Manejo de la Cuenca Guaycurú – Iné que se presentó en el marco de la Resolución Ministerial nº 674/13 .
El concepto de Acceso a la Información Ambiental en cuanto que la misma debe ser de acceso público y en forma completa, es el marco de legal de nuestra solicitud (Ley 25.675 General del Ambiente, art: 16, 17, 19 y siguientes), tiene como fundamento posibilitar la participación pública en respeto al Art. 41 de la Constitución Nacional.
Dado que el tiempo otorgado para presentar observaciones o requerimientos en cierta forma está acotado, las observaciones que se presentan se refieren a los aspectos principales de la EIA puesta a consideración pública.
En la información pública de los medios, se mencionan cuatro denominaciones distintas, para lo que en apariencia se trataría de un mismo y único proyecto. Resaltamos la necesidad de una aclaración oficial de esta confusión. Así mismo es necesario conocer la relación que existe entre estos documentos, con la Licitación Internacional nº 2/14 que corresponde al proyecto de “Refuncionalización del Sistema de Riego en Guaycurú – Iné”, que hace suponer que cuenta también con todos los Estudios de Impacto Ambiental previos que requiere el Art. 38, inc 8) de la Constitución Provincial del Chaco. Esperamos esta aclaración, para poder profundizar en nuestras observaciones.
Por la magnitud y extensión territorial, de las obras que se incluyen en la EIA de esta actuación, requerimos que más allá de las opiniones que se nos habilita a presentar y que según el criterio de la Autoridad de Aplicación “podrán ser exigidos a los autores del mencionado Estudio”, corresponde que se realicen las Audiencias Públicas que corresponden a los fines de cumplir con todos los presupuestos mínimos de la Ley General del Ambiente y las leyes provinciales concurrentes.

Mapa

Se deja constancia, que la participación en el Aviso de Proyecto que se ha realizado, no significa compartir la supuesta solución que se diseña para mitigar los impactos de las sequías e inundaciones a los productores y asentamientos de la zona de proyecto y mucho menos el “Manejo de la Cuenca Guaycurú – Iné”.
Se considera que es necesario hacer un aprendizaje sobre los muchos intentos fracasados que se han realizado en la región de este proyecto y zonas cercanas (Laguna Yema, entre otros) y cuyas expectativas de resultados nunca se lograron.
Es muy difícil que una EIA pueda resolver los defectos conceptuales y de información básica que no estén fundados en la realidad fáctica de la región, para formular este tipo de proyectos o programas.
Se adjunta a la presente las Observaciones a la EIA del Proyecto “Manejo de la Cuenca del Guaycurú – Iné”, realizados sobre los 9 archivos que se entregaran a esta Fundación el día 23/12/14.
Agradeciendo desde ya la atención que se otorgue a la presente, y en espera de lo solicitado, saludo a Usted con mi mayor consideración.

 

Observaciones a la EIA del Manejo de Cuenca del Guaycurú – Iné (Respecto a lo requerido por la Resolución nº 674/13)

• No se incluye ningún dato de los solicitados por el Anexo I, I), de la Guía del Resumen para el Aviso de Proyecto.
• No se incluyen ninguno de los datos requeridos en el Anexo III, puntos a), C1), C2) del Formulario de Contenidos Mínimos de Estudios de Impacto Ambiental.
• El punto D2 del Anexo III, es incompleto, confuso y por momentos incoherente. No se menciona ninguna relación con obras existentes como la defensa de los desbordes del Bermejo en Ruta 3, por ejemplo. Tampoco se menciona qué relación tendrá con otros proyectos que existen sobre el Río Bermejito o el Proyecto de Palo Marcado. No se mencionan obras de drenaje de ninguna naturaleza en las áreas propuestas para ser irrigadas.
• En el punto E1 del Anexo III (clima) no se incluyen datos sobre el mismo, desde el punto de vista agronómico (balances hídricos, requerimientos de los cultivos, climogramas, temperaturas, etc). Tampoco se da una referencia sobre las lluvias (intensidad, duración y frecuencia). No se ofrece una relación clara de la proporción de años de déficit y excesos hídricos en relación con la producción. Variabilidad hidrometeorológica y sus períodos críticos que requieren riegos complementarios. No se evaluaron los daños que producen las lluvias torrenciales sobre la producción local, los niveles de anegamiento y duración de los mismos.
• En el punto E2 (calidad del aire, agua, características y calidad (superficial y subterránea) topografía; geología y suelos: Respecto al agua, no se presenta ninguna estadística de altura – caudal de los ríos Bermejito y Bermejo, que permita determinar cuántos años habrá recarga de las lagunas del sistema propuesto y cuántos años esto no ocurrirá de ninguna manera. Estos valores deberían tener una relación con las cotas del área de proyecto. Tampoco se dice nada de qué funcionamiento se le dará a las compuertas de la defensa contra inundaciones del Río Bermejo que estaban para regular los desbordes del mismo, posibilitar la recarga natural de esteros, lagunas y el propio río Guaycurú. Respecto al agua subterránea no existe un censo de pozos y perforaciones que permitan tener una idea zonal de los niveles freáticos, su variación a lo largo del año y su relación con las aguas superficiales. No se hace ningún balance hídrico en las lagunas – reservorios. Tampoco se consideran los impactos de las lluvias torrenciales que caen en la propia zona de proyecto y su relación con las obras allí incluidas. El número de análisis físico-químico de las aguas superficiales y subterráneas es muy escaso. Algunos de los análisis tienen información que dejan dudas sobre la calidad de los mismos (no puede existir bario, en presencia de sulfatos, pues inmediatamente precipitan como sulfato de bario, por ejemplo. Se menciona la presencia de mercurio y no se informa la fuente de esta contaminación, dado que es muy grave para la salud humana). Hay análisis de agua de algunas de las lagunas que muestran una calidad regular para riego y lo mismo sucede con el agua del Río Guaycurú en aguas bajas.Algunos de los análisis del Río Guaycurú están aguas debajo de la zona de proyecto por lo que no son pertinentes, pues están influidos por los niveles del río Paraná. Nada se dice del balance de sales en relación a la recarga y menos en el perfil de los suelos del área de proyecto. Respecto a los suelos no se tiene un mapeo de los suelos aptos para riego, que justifiquen la traza de los canales que supuestamente beneficiaran a los cultivos. No hay estudios de infiltración en los suelos y en los cauces que serán utilizados para reservar el agua para el riego. Es más, no se hace ninguna referencia (técnica, ni estudio de los suelos bajo riego o aptos para ello y la producción de los mismos) a superficies irrigadas con aguas del río Guaycurú y esto es sorprendente. Tampoco hay balances hídricos para los cultivos propuestos en relación con los suelos, temperaturas, períodos de desarrollo de los cultivos que permitan calcular los requerimientos (en tiempo y cantidad) de riego complementario. Respecto a la topografía no se puede evaluar la cantidad de movimientos de suelo que se requieren para dar las pendientes adecuadas a los canales. Dado que no se está trabajando con un proyecto ejecutivo, los impacto de lo que realmente se haga no son los que en esta EIA se mencionan.
• En el punto E5, la información es muy general pues como se informa en la propia EIA hay fuentes de información a las que no han podido acceder, por ejemplo planos catastrales y los deslindes parcelarios, para conocer concretamente cual es la población realmente beneficiada. Mucho menos, la proporción de población aborigen y criolla que corresponde en cada caso. Si se considera que los canales son obras lineales continuas, así como sirven para transportar agua, también han de provocar anegamientos si los mismos no tienen alcantarillas o pasos de las aguas de lluvias o a su paso por esteros y cañadas, abundantes en la zona del proyecto. No se mencionan estas obras de arte. Un proyecto de riego como el presentado requiere mucha mayor precisión sobre la población (parcelas beneficiadas y suelos aptos). En definitiva es esto lo que dará una factibilidad técnica, económica y ambiental de estas obras, contrastadas con los impactos ambientales, pérdidas económicas y nuevos requerimientos de infraestructura para solucionar los problemas que las nuevas obras generan. No existe este tipo de evaluación en los documentos entregados y menos en términos económicos.
Tal como se puede concluir de lo anterior y siguiendo el Glosario del Anexo VII, se entiende por Estudio de Impacto Ambiental al documento técnico que tiene por objeto PREDECIR LAS CONSECUENCIAS DE LA EJECUCIÓN DE UN PROYECTO …. sobre el ambiente.
Sin la información, que hemos observado como incompleta, deficiente o inexistente, es imposible establecer las medidas de prevención, mitigación, corrección o compensación por lo que no nos hemos de referir a ellas por no corresponderse con un proyecto definido en términos concretos. Por lo que consideramos que la EIA presentada no cumple con lo requerido por la Resolución n 674/13.
Valoramos, especialmente el informe nº 7: EVALUACION DE IMPACTO SOCIOAMBIENTAL INFORME FINAL – APENDICE 4 – INFORME SOCIAL DE PARAJES Y COLONIAS DEL ÁREA DE INFLUENCIA, que en forma más detallada describe la realidad social de cada área de obra del proyecto. Transcribe muy bien los dichos de los pobladores, sus preocupaciones y objeciones a las obras realizadas y propuestas. También deja registrado algunas oposiciones de los sectores técnicos, aunque no menciona de qué instituciones son. Los datos de beneficiarios no se corresponde con los informados en otras partes de la EIA. Es muy importante ver que el problema de la sequía y de las inundaciones las viven juntas y no separadas. Las principales actividades que mencionan son las de agricultura a secano, ganadería, ladrilleros, apicultores, pescadores…y ningún regante. No hay ningún registro fotográficos de los sistemas actuales de riego que supuestamente existirían.
También se refleja muy claramente que los pobladores desean que se “haga algo”, aunque no saben muy bien cómo y mucho menos lo pueden saber cuando la información que se les ha dado en la Consulta Pública “Avances del Programa de Desarrollo Integral de la Cuenca del Guaicurú” (sic del aviso en los medios) del 17 /03/2011, aún no contaba con un esquema de proyectos definido. Por ello las conclusiones que allí se obtienen no se pueden adjudicar el resumen ejecutivo de las obras que se presentan en esta EIA (Volumen nº 1).
Entre las inquietudes que se muestran en el Apéndice nº 1 de la Audiencia de Participación Temprana mencionada, se encuentra la preocupación por la salinización de los suelos, que no ha sido respondida en este EIA, dado que no se han incluido en las obras de riego, las correspondientes obras de drenaje.
Es muy probable que los consultores no puedan responder las observaciones que hemos realizado, pues las mismas provienen del propio contenido deficiente que posee el Proyecto o Programa de Desarrollo Integral de la Cuenca del Guaicurú, o Manejo Productivo de la Cuenca del Guaycurú – Iné, o Manejo de la Cuenca del Guaycurú – Iné, o “Refuncionalización del Sistema de Riego de la Cuenca del Guaycurú Iné” (licitado en septiembre del 2014, que son los nombres que figuran en distintos documentos o informes de prensa oficiales.
Consideramos que los problemas expresados por los propios pobladores, no pueden resolverse con las obras propuestas y que ellas crearán más problemas que soluciones, además de tener un alto impacto sobre el ambiente natural y la sociedad que se sustenta del mismo.
Resistencia, 29 de diciembre del 2014

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=10739