«

»

Nov 17 2014

Imprimir esta Entrada

Un estudio detectó pesticidas en sangre entre vecinos de Venado

Lo llamativo es que se trata de gente que habita y trabaja en zonas urbanas. La ONG que realizó el estudio insiste en que se instale un campamento sanitario en la ciudad.

Un estudio realizado por una ONG de Venado Tuerto determinó una alta presencia de pesticidas en sangre entre las muestras tomadas en la región. Lo llamativo es que los voluntarios que se sometieron a los estudios desempeñan sus tareas en zonas urbanas, lo cual no sólo pone en el tapete la ordenanza que permite fumigar muy cerca de las áreas pobladas, sino el consumo de productos tóxicos de uso domiciliario, y hasta interroga sobre el consumo de productos alimenticios presuntamente contaminados. Con los datos en la mano, la organización insiste en que se instale un campamento sanitario en la ciudad.

Se trata de la Asociación Civil Espacio por la Conservación y la Acción Social (Acecas), que promovió un estudio de colinesterasa eritrocitaria en ciudadanos de la zona. Los resultados asombraron a sus impulsores: la totalidad de las 50 muestras extraídas a voluntarios determinaron la presencia de pesticidas en sangre. Acecas alertó además sobre la alta cantidad de casos de cáncer que existe en la zona y pide trabajar en una política de sanidad pública de cara al futuro.

La convocatoria se realizó a través de Facebook, con un llamado a la población a realizarse estos estudios voluntariamente, preservando la identidad de los colaboradores. Fueron 50 los casos analizados, de los cuales 46 correspondieron a Venado, uno a Chovet y los tres restantes a Firmat.

Hasta ahora las autoridades locales no sólo no se pronunciaron al respecto, sino que ningún legislador o autoridad del Ejecutivo local se sometió al estudio.

Distintos componentes. Uno de los referentes de Acecas, Mario Bollero, explicó que “la idea surgió a partir de una ordenanza que permite fumigar a 50 metros del ejido urbano desde hace dos años y nosotros queríamos medir el impacto de esa situación. El estudio te indica si en los últimos 30 días pudiste tener impactos de pesticidas que pueden ser organoclorados, organofosforados y carbamatos”.

Lo concreto es que no sólo la utilización de agrotóxicos en zonas rurales impacta sobre la salud de la población urbana, sino que este estudio también permite dilucidar otras afecciones. Por ejemplo, la utilización productos para el hogar para combatir moscos o mosquitos, la presencia de pesticidas que pueden existir en la verdura que se consume y las derivas de los aplicadores de agrotóxicos.

Bollero se mostró sorprendido por los resultados que se obtuvieron de su propia familia; compuesta por su mujer y sus dos hijas, de 20 y 26 años. El resultó ser el menos impactado, al contrario de sus hijas, que tienen un importante nivel de pesticida en sangre.

Para el referente de la ONG, “la primera información es preocupante ya que si en zonas urbanas sucede esto, no quiero imaginar qué pasa en las zonas donde la gente está mucho más expuesta a este tipo de productos. Hay que ponerse a trabajar en este sentido cuando tengamos los resultados del laboratorio rosarino que está analizando las muestras caso por caso”. Esto último no es un dato menor, porque a la hora de interpretar los estudios, debe tenerse en cuenta que el análisis de colinesterasa eritrocitaria puede dar resultados alterados en pacientes que padecen, por ejemplo, anemia.

En diciembre pasado, el Círculo Médico del Departamento General López había alertado públicamente sobre la impresionante cantidad de malformaciones, casos de cáncer, abortos espontáneos o infertilidad. Para los profesionales de la salud esta situación estaría vinculada a problemas con el medio ambiente.

“Nadie le prestó atención a esa advertencia, y para nosotros fue un disparador porque serán los chicos del mañana los que hereden lo que los adultos estamos haciendo con el medio ambiente”, dijo el ambientalista.

Campamento. Bollero mostró su bronca con el Concejo al sostener que “nosotros queríamos traer el campamento sanitario a Venado Tuerto y nos dijeron directamente que no. Pareciera que en nuestra ciudad nadie se enferma, a nadie le pasa nada vinculado a los agroquímicos y los pesticidas, y la verdad es que nadie habla de la alarmante cantidad de casos de cáncer y de enfermedades de tiroides”.

Los campamentos sanitarios, realizados por estudiantes y profesionales de medicina de la UNR fueron montados en varios lugares del sur santafesino. En todos los casos demostraron una alta incidencia de cáncer en la población, sobre todo la más expuesta a los agrotóxicos. Algo similar realizan docentes y estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba, que recientemente detectaron que en Monte Maíz, localidad cordobesa cercana a Santa Fe, los casos de cáncer quintuplican la media nacional.

“Hoy uno escucha livianamente decir que se va a producir biocombustibles, lo que implica agravar más aún el problema porque en nombre de la producción van a seguir utilizando esos productos que causan estragos en las comunidades”, expresó Bollero. Y recordó que se pidió a la provincia que hicieran un campamento sanitario para saber “de qué nos enfermamos en la región, y así tratar directamente la problemática”.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=10276